Translate

domingo, 28 de febrero de 2016

FUE LA CANTINA MÁS ANTIGUA DE MÉXICO “EL NIVEL”

Por: México Legendario.

Hace más de una década era típico  caminar por el Zócalo capitalino y comer unos ricos tacos de canasta en la calle de “Moneda” número dos a un lado de  la cantina “El Nivel”, la más antigua de la Ciudad de México que abrió sus puertas en 1855 y fue clausurada en 2008, después de que la Universidad Autónoma de México ganara un juicio contra su dueño Jesús Aguirre para después asumir la custodia completa del edificio.
                        
Quien haya visitado la cantina “El Nivel” recordará que el edificio en donde se localizaba tenía una fachada antigua, además fue el primer establecimiento de bebidas alcohólicas de la capital mexicana en tener una licencia firmada por el entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada.
 Sus meseros vestían  con camisa blanca, pantalón de vestir negro al igual que los zapatos, llevan un delantal  color negro con letras rojas y amarilla con la leyenda “El Nivel desde 1855”.

                 


                                  

Se le llamó “El Nivel” a la cantina más antigua de la ciudad de México porque en sus inicios había una plancha de tres niveles y uno daba exactamente en la puerta de la cantina. Fue sin duda una de las mejores cantinas a las que acudían los alumnos de a la academia de San Carlos e intelectuales.

Era normal ver en sus paredes diversos cuadros de mujeres en diversas poses, recortes de noticias sobre la cantina y varias caricaturas de la cara del cantinero, mismos que con el paso del tiempo fueron donados por  alumnos de la  Academia de San Carlos, los cuales iban a  tomar unos tragos y por agradecimiento dejaron su obra.



“El Nivel” abría  todos los días de 12  a 23 horas, sus precios oscilaban entre los 20 y 80 pesos, al consumir les regalaban a los consumidores  la botana que era  un  plato con  frituras y cacahuates. Las mesas eran de  madera y en los extremos habían  unos contenedores para poner la botella, esto para que las personas que acudían al lugar a jugar  baraja o cubilete, no les estorbaran.

Sin duda, el ambiente de la cantina era muy tranquilo a la hora de la comida, las personas que visitaron la cantina “El Nivel” también disfrutaron de arroz rojo, frijoles y carne de cerdo, el único platillo que vendían. Cabe mencionar que en sus  últimos años, la bebida más popular de la cantina fue el llamado “Nivelungo”.

Esto es sólo una parte de la historia de la que FUE LA CANTINA MÁS ANTIGUA DE MÉXICO “EL NIVEL”

viernes, 23 de enero de 2015

MÉXICO PRIMER LUGAR EN OBESIDAD INFANTIL


Por: Marlene López González
La Organización Mundial de la Salud señala que  la obesidad infantil es un problema grave del siglo XXI. Se calcula que hasta 2010 había 42 millones de niños y niñas con sobrepeso y obesidad en todo el mundo, de los cuales 35 millones viven en países en desarrollo. El sobrepeso y la obesidad se definen como la acumulación anormal excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud.
La principal causa del sobrepeso y la obesidad es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico. Además del cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables.
Por otro lado la tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento del estilo de vida sedentario, ya que se han disminuido las actividades recreativas, se han cambiado los modos de transporte y existe una creciente urbanización.

La obesidad se asocia con la discapacidad prematura en edad adulta, asimismo con el  desarrollo cardiopatías y accidentes vasculares cerebrales, la diabetes, artrosis y ciertos tipos de cáncer de endometrio, mama y colon.
La obesidad y el sobrepeso infantil se han convertido en una epidemia, es necesario saber que otros factores son: la dieta malsana y la escasa actividad física, que se relaciona con el desarrollo social, económico y las políticas en materia de agricultura, transportes, planificación urbana, medio ambiente, educación y procesamiento, distribución y comercialización de los alimentos.
La Organización Mundial de la Salud señala que la prevención es la opción más viable para poner freno a la epidemia de la obesidad infantil, dado que actualmente las prácticas terapéuticas se dedican a controlar el problema, más que proponer la curación. Para prevenir, la OMS propone aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Asimismo se recomienda reducir la ingesta de azúcares y mantener la actividad física, un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada o vigorosa que sea adecuada para la fase de desarrollo y que sea actividades diversas.
También señala que para frenar la epidemia de la obesidad infantil es necesario que cada país haga un compromiso político sostenido y en colaboración con partes interesadas del sector público y privado. Para lograr esto es necesario que los gobiernos, los asociados internacionales, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado tengan un papel fundamental en la creación de entornos saludables y de condiciones de dietas más saludables niñas, niños y adolescentes.

Obra del artista colombiano Fernando Botero

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (United Nations Children´s), UNICEF,  en México la desnutrición y la obesidad infantil siguen siendo un problema de salud pública. Por un lado la desnutrición afecta a la región sur del país, y la obesidad a la región norte del país, lo que lo hace a un país candidato para sumar esfuerzos en promover una dieta saludable y equilibrada en todos los grupos de edad, con especial hincapié en niños, niñas adolescentes.
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia señala que a pesar de los avances que se han tenido en materia de desnutrición infantil, las cifras siguen siendo alarmantes, principalmente en el grupo de edad de cinco a catorce años, ya que la desnutrición crónica es de más del 7 por ciento en las poblaciones urbanas, y la cifra se duplica en las zonas rurales.
La UNICEF, explica que la otra cara de los problemas de nutrición la conforma la obesidad infantil, que ha ido creciendo de forma alarmante en los últimos años. Actualmente, México ocupa el primer lugar en obesidad infantil, y el segundo en obesidad de personas adulta, precedido sólo por estados unidos.
Datos de la Encuesta Nacional de Salud, ENSANUT, indican que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. Para los escolares, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió un promedio de 26 por ciento para ambos sexos, lo cual representa más del 4.1 millones de escolares conviviendo con este problema.
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la principal causa del sobrepeso y la obesidad son los malos hábitos en la alimentación, que acaban desembocando en una prevalencia del sobrepeso en un 70 por ciento en la edad adulta. Y esto a lo largo trae la aparición de enfermedades tales como la diabetes, infartos, altos niveles de colesterol e insuficiencia renal, sólo por mencionar algunos.
En un estudio realizado por la Universidad Autónoma de México señala que en los últimos 20 años, la obesidad infantil y las enfermedades asociadas a ella han aumentado alarmantemente, lo que la Organización Mundial de la Salud lo considera una epidemia.
En este mismo sentido la Secretaría de Salud del Distrito Federal señala que  las y los niños entre tres y cinco años de edad que padecen obesidad “van a llegar a perder 10 años de esperanza de vida, es por ello que se tiene la necesidad de tener una alimentación balanceada y se debe realizar ejercicio para evitar la problemática".
Uno de los mitos que se tiene sobre el sobrepeso infantil es creer que “si la niña o el niño están gorditos, están sanitos“, pues el tener esta forma de pensar ha colocado a México, a nivel mundial, en el primer lugar en obesidad infantil y segundo en adultos.


                                                Obra del artista colombiano Fernando Botero
EN MÉXICO, ARTÍCULO 7°, FRACCIÓN IX, DE LA LEY GENERAL DE LA EDUCACIÓN.
La Secretaría de Salud señala que el sobrepeso y la obesidad traen múltiples consecuencias tanto físicas como mentales en las personas que la padecen. Estos problemas se acompañan de la mala nutrición, lo cual constituye un grave problema de salud pública.
Algunas de las causas de la mala nutrición son los cambios en las condiciones y estilos de vida por la creciente urbanización, que repercuten en las modificaciones en la dieta diaria y en la carencia de actividad física en la población infantil.

En México se tiene la tendencia a la pasividad, una cultura de poco esfuerzo, por otro lado las madres y los hijos sobreprotegen a los y los hijos, lo que genera que los premien o castiguen con la comida, uno de los principales factores por las que las personas son obesas, ya que son personas tristes o deprimidas que tienen que llenar los vacíos emocionales con la ingesta de comida.
Algunas de las consecuencias de la obesidad infantil son la deserción escolar, ya que culturalmente las personas con obesidad se consideran poco valoradas, lo que las hace víctimas de la discriminación y el rechazo.

La obesidad infantil también trae efectos negativos principalmente en la salud física y mental. Algunos son: pseudomicropene (pene pequeño), pseudoginecomastia (crecimiento de mamas en niños y crecimiento de mamas prematuro en las niñas), trastornos de la alimentación como anorexia o bulimia, enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis, diabetes mellitus tipo II, problemas respiratorios, digestivos, renales, cutáneos, gonadales, sexuales y oncológicos.
Asimismo se presentan conflictos sociales y psíquicos, distracción de las capacidades académicas, dificultad para establecer relaciones interpersonales, dificultad para manejar sus impulsos, desarrollo de carácter agresivo, miedo, inseguridad personal, pérdida de la autoestima, conflictos interiores relacionados con su imagen corporal, depresión, ansiedad, predisposición al suicidio. Sin embargo, no se puede generalizar y decir que todas las niñas y niños obesos tienen problemas psicológicos, pero sí que un alto porcentaje los sufren.
Los factores riesgo del sobrepeso y la obesidad infantil son: padres obesos, vida sedentaria, ingesta de comida chatarra y falta de actividad física. Esto ha dado como respuesta que se haya hecho la reforma al artículo 7° de la  Ley General de la Educación. Esta iniciativa se llevó a cabo por el diputado Ricardo Mejía Berdeja y suscrita por Ricardo Monreal Ávila, ambos diputados del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, al tenor de que la obesidad infantil es un problema de salud en México, en el que actualmente 4 millones de niños padecen de sobrepeso y obesidad.
Esta propuesta se sostiene en estudios de la Unicef revelan que, México ocupa el primer lugar en obesidad infantil y el segundo en obesidad en adultos. Aquí, la obesidad contribuye a un número cercano a 200 mil muertes por año; es un importante factor de riesgo para padecer enfermedades crónico-degenerativas que provoca severas complicaciones, como algunos factores asociados a la obesidad son cáncer de seno, cáncer de colon, cirrosis, crecimiento del hígado, gastritis, gota, reflujo gastroesofágico, diabetes mellitus, depresión, trastornos de discos cervicales, ansiedad, hipertensión, infertilidad, trastornos de rodillas y osteoartritis.
La obesidad ha alcanzado en México el grado de pandemia, y sus principales víctimas son las y los niños. El problema se agudiza cuando los padres de los niños también padecen de obesidad y tienen antecedentes directos de este padecimiento: 35 millones de mexicanos adultos (7 de cada 10) padecen de sobre peso u obesidad, que se traduce en un periodo de enfermedad de 18.5 años.
                                               Obra del artista colombiano Fernando Botero
La Secretaría de Salud destacó que la diabetes tipo 2 en la población infantil derivada de la obesidad muestra un incremento importante. La escuela forma parte de la vida de las y los niños y es indispensable para la armonía de su desarrollo en una condición como la diabetes, su importancia es aún mayor. El papel de la escuela para integración del niño con diabetes es decisivo, favoreciendo situaciones de convivencia no discriminatorias, y fomentando hábitos de una sana y equilibrada alimentación.
Esta iniciativa de ley busca combatir la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad, los cuales tienen graves consecuencias para la salud, mediante la promoción de una alimentación adecuada. Este decreto entró en vigor  all día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, 15 de marzo de 2013.
Por otro lado la Senadora del PRI, Lizbeth Lecona propuso exhortar a la Secretaría de Educación sobre los  contenidos de educación alimentaria y nutricional. Esto  ante el aumento de los índices de las enfermedades relacionadas con la población infantil.
La senadora menciona que “hoy en día, abatir los trastornos de la conducta alimentaria entre los alumnos de preescolar, primaria y secundaria, representa uno de los principales retos para mejorar la calidad de vida de los menores de edad”.
Lo anterior, explicó la legisladora por el estado de Morelos, en virtud de que la encuesta nacional de salud y nutrición 2012, revela que el 35 por ciento de los adolescentes tienen sobrepeso u obesidad.
Además, uno de cada cinco infantes tiene sobrepeso, y uno de cada 10 presenta obesidad, en cifras que son muy alarmantes para su salud, agregó.
Por lo tanto es importante que a partir de lo propuesto en el artículo 7° de la Ley de la Educación, se logre una educación alimentaria sana y nutricional, pues la infancia y la adolescencia son las etapas en las que se establecen los hábitos alimentarios, que después nos acompañarán el resto de nuestra vida, determinando así nuestro estado nutricional y de salud.
Dijo que hoy en día, abatir los trastornos de la conducta alimentaria entre los alumnos de preescolar, primaria y secundaria, representa uno de los principales retos para mejorar la calidad de vida de los menores de edad.
Lo anterior, explicó la legisladora por el estado de Morelos, en virtud de que la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, revela que el 35 por ciento de los adolescentes tienen sobrepeso u obesidad. Además, uno de cada cinco infantes tiene sobrepeso, y uno de cada 10 presenta obesidad, en cifras que son muy alarmantes para su salud.
OTRAS FUENTES: