Translate

viernes, 24 de junio de 2011

LA TRADICIÓN DE LOS VOLADORES DE TARIMANGACHO. TLALPUJAHUA, MICHOACÁN



Por  Secretaria de Turismo del Estado de Michoacán

En el marco de las fiestas de San Pedro, el próximo sábado 25, domingo 26 y miércoles 29 de junio, se presentará la tradicional danza del Volador de Tarimangacho: una herencia cultural prehispánica poco conocida de Tlalpujahua, que guarda rara similitud con la de los Voladores de Papantla, Veracruz.
 El Coordinador de Comunicación Social y Eventos de Tlalpujahua, Néstor Gabriel Martínez Colin, destacó que de acuerdo con el Catálogo de Monumentos Históricos de la investigadora Esperanza Ramírez, en la región de Tlalpujahua se gestó una cultura con rasgos propios que aún perviven, con manifestaciones como la Danza del Volador de Tarimangacho, que representa una incógnita por su similitud –con pequeñas variantes- respecto a la danza de los Voladores de Papantla, Veracruz.

                                                                                                                

Esperanza Ramírez explica en su Catálogo de Monumentos, la gestación de una cultura diferente debido al aislamiento de la región por las circunstancias geográficas y por rechazo de sus habitantes hacia las influencias tarascas y mexicas.
Puntualiza que “no hay noticia en la Relación de Michoacán, entre los lugares conquistados por los tarascos, de la conquista de Tlalpujahua, por lo que se supone que poseían cierta autonomía aunque con la obligación de tributar a los mexicas y a los tarascos según el dominio que lograra una fuerza u otra en el lugar”.

                                      

Respecto a la danza de los voladores, el Catálogo de Monumentos indica que “La explicación de este rasgo es difícil debido a que son etnias diferentes y hay una considerable distancia entre los dos lugares y no se ha encontrado un testimonio intermedio que pueda dar luz al rasgo cultural. Cerca del pueblo de San Pedro Tarimangacho se han encontrado vestigios arqueológicos y huellas de cerámica que confirman el carácter fronterizo de la región en donde mazahuas, otomíes, matlatzincas, tarascos y mexicas manifiestan su presencia permanente o transitoria, quedando evidencia de esa peculiar estadía en la zona.”
“Este rasgo surgido de una situación fronteriza nace en la época prehispánica y va a convertir el área en un crisol, siendo este hecho un elemento constante en la historia de la región”.

Fotografía: Secretaria de Turismo de Michoacán.



No hay comentarios:

Publicar un comentario