Translate

viernes, 15 de junio de 2012

HAY BUEN ROCK ESTA NOCHE, de Francisco Oyanguren


Dejaron huella en esa generación.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.



En México, el Rock & Roll tuvo que abrirse paso entre la vasta y variada tradición musical popular, existente de la época, entre otros: danzones, boleros, mambos y chachachás.

El rock mexicano inicia a finales de los años 50 del siglo XX. Surge de músicos influenciados por Bill Haley, Little Richard y especialmente Elvis Presley, cuya obra se difundió rápidamente por la cercanía, geográfica y cultural, de ambos países.

Las grandes orquestas fueron las que por vez primera tocaron Rock & Roll en nuestro país, entre ellas, la de Pablo Beltrán Ruiz, Juan García Esquivel, Pepe Luis, Venus Rey, Luis Arcaraz, los hermanos Reyes, los Tex Mex y los Xochimilcas. En 1957 Gloria Ríos y Erika Carlsson se convirtieron en las primeras roqueras.

México es el primer país donde que se empieza a hacer Rock & Roll fuera de Estados Unidos. Para 1956 en la Ciudad de México no sólo había orquestas de músicos profesionales que interpretaban Rock & Roll en fiestas, centros nocturnos o salones de baile, sino que empezaban a aparecer jóvenes que tocaban instrumentos y formaban agrupaciones. Muchas de estas primeras bandas tocaban los éxitos del rock en inglés, pero adaptados al español, por lo que rolas como Jailhouse rock se convirtió en El rock de la cárcel y Tallahassee Lassie pasó a ser Chica Alborotada, estas versiones al español (cover) muchas veces superaban las originales. De ese año data la primera camada de grupos, conformada entre otros por Los Camisas Negras (que fue la primer banda en editar un disco), Pepe y sus Locos (que posteriormente pasarían a llamarse Los Locos del Ritmo y Los Teen Tops, agrupación liderada vocalmente por Enrique Guzmán. A finales de la década Los Black Jeans (donde cantaba César Costa), sonó con regularidad en la radio y fue detonador en todo el país. Con sólo unos meses de diferencia, Johnny Laboriel y su banda Los Rebeldes del Rock, se convirtieron en el primer grupo mexicano que editó un álbum completo, el homónimo Los Rebeldes del Rock en abril de 1960, cuyo sencillo Hiedra venenosa alcanzó gran popularidad en la radio. Lo mismo pasó con Los Locos del Ritmo y Los Teen Tops con sus sencillos Yo no soy rebelde y El rock de la cárcel, respectivamente.



En 1958, la cantante y vedette Gloria Ríos grabó una versión al español del tema Rock Around the Clock que se tituló El relojito, con un peculiar estilo que mezclaba la voz con el baile y la música de una orquesta en vivo. Esta grabación puede ser considerada la primera canción del rock mexicano.

La historia de Los Teen Tops, comenzó en el Deportivo Chapultepec de la Ciudad de México, donde solían practicar patinaje. Entre el gusto del ir y venir sobre ruedas, surgió la idea de formar un conjunto musical. El grupo original estaba formado por: Enrique Guzmán (Cantante y guitarra acompañamiento), Jesús “Tutti” Martínez (Requinto), Armando “Manny” Martínez (Batería), Sergio Martell (Piano) y Rogelio Tenorio (Bajo)

Los Teen Tops comenzaron rocanroleando en fiestas particulares, tocando música en inglés. En abril de 1960 graban sus primeros sencillos; Rock de la Cárcel, Confidente de Secundaria, Buen Rock Esta Noche y La Plaga.

Durante la primera mitad de los años 60, aparecieron rock and roleros en el interior de la república. En la capital crecía el número de grupos, como Los Crazy Boyz, Los Hermanos Carrión,  Los Hooligans y Los Spitfires (cuya vocalista era Julissa), entre otros. Según Wikipedia, destaca el caso de estos últimos, que fue el primer grupo en escandalizar a la sociedad conservadora del México de la época con su sencillo Ven cerca, que se pensó era sexualmente sugestivo por la peculiar interpretación de Julissa.

Durante la segunda mitad de la década las compañías discográficas dejaron de interesarse en grupos, y comenzaron a convertir a sus vocalistas en solistas intérpretes de baladas; Enrique Guzmán abandonó Los Teen Tops; Julissa dejó a Los Spitfires; y Ricardo Roca a Los Hooligans. Sin embargo, apareció otra camada de bandas, principalmente del norte del país, influenciados por The Beatles, que fueron responsables de que el Rock & Roll en México no desapareciera; tal fue el caso de Los Yaki, de Reynosa, en donde Benny Ibarra era el líder.



Posteriormente, y de manera alterna al nuevo movimiento de baladistas juveniles, comenzaron a gestarse los primeros trabajos de músicos influenciados principalmente por el rhythm and blues, como el cantante y guitarrista Javier Bátiz. En la década de 1970 aparecieron nuevas bandas, bajo la influencia de Batiz entre los jóvenes músicos.

El 11 y 12 de septiembre de 1971 se reunieron miles de personas en torno al pueblo de Avándaro, en el Estado de México, para asistir al primer festival masivo de rock en el país. Lo que en un principio había sido planeado como una carrera de autos que se ambientaría con la música de algunos grupos, se convirtió en un evento que marcó la culminación de la primera etapa del rock en México.

Los años 70 son la "década perdida" del rock en México, debido al veto de la radio, la televisión, los lugares de conciertos y las casas disqueras, enmarcada en la represión generalizada que se ejerció contra los jóvenes. Muchas bandas desaparecieron o cambiaron de género musical.



Solo un par de años después de Avándaro, Julissa, convertida a la sazón en flamante productora teatral, luego de desarrollar una interesante carrera en la actuación, alejada del mundo musical, estrena la comedia musical Vaselina, de Jim Jacobs y Warren Casey, en el teatro Manolo Fábregas, que constituye un glamoroso éxito de crítica y de público y que retrata una época que la empresaria y actriz conoce perfectamente, la del Rock & Roll, de la cual ella fue protagonista. El nostálgico espectáculo contaba entre su numeroso elenco con la presencia de Sylvia Pasquel y de Benny Ibarra, que debutó como director teatral con aquel entrañable montaje. Luego de casi 4 décadas Vaselina es un clásico de la cartelera teatral mexicana que retorna periódicamente, siempre con éxito.

Tiempo después, Sylvia Pasquel protagonizó en el Insurgentes la versión teatral del clásico cinematográfico de Marilyn Monroe Una Eva y dos Adanes, Sugar, acompañada, entre otros, por Enrique Guzmán.



Luego de su exitazo Perfume de Gardenia, el productor Omar Suárez y su equipo, prepararon una nueva y original obra de teatro, Hay buen rock esta noche, la cual apuesta por el género musical del rock n' roll y su historia, y lo mas importante, protagonizada por varias de las estrellas que le dieron forma y consistencia, la propia Julissa, Enrique Guzmán, Benny Ibarra, Johnny Laboriel, Leda Moreno y los Teen Tops, a ellos se unen Sylvia Pasquel y Roberto Jordán, quienes no participaron en el rock and roll, ya que se incorporaron al medio del espectáculo poco tiempo después, complementa el elenco la presencia de dos cómicos de probada eficacia: Martha Ofelia Galindo y Luis de Alba y la joven cantante Aranza.

La historia, con ciertas referencias a la citada Vaselina, narra el reencuentro de una pareja (Julissa y Roberto Jordán), luego de varios fracasos amorosos, que revive su amor primero, el de juventud, en los finales del los 60’s, principios de los 70’s, esto brinda la oportunidad de que sus congéneres revivan las canciones que los acompañaron en sus juventudes.

La dirección de la puesta en escena está a cargo de Benny Ibarra, quien logra que el público reviva la época del rock, así como su historia en un espectáculo, cuyo endeble argumento, creación de Francisco Oyanguren (también autor de Gardenia), pasa a segundo término gracias al vasto oficio y tablas que el ex rockero ha adquirido en el arte escénico.



El productor Omar Suárez da forma a una comedia musical, apoyada con tecnología 3D. Los videos se proyectan al fondo del escenario, donde se proyectan fotografías y recuerdos de los artistas que forman parte del montaje, imágenes que ellos mismos aportaron, y nutren la historia de amor de la que son protagonistas Julissa y Roberto Jordán, acompañados de las estrellas del Rock And Roll. Hay en el montaje una mezcla de recursos tecnológicos sumados a las interpretaciones en vivo, con músicos en escena, Los Teen Tops, de El rock de la cárcel, Popotitos y Hay buen rock and roll esta noche, A mi manera, Diablo con vestido azul, El angelito, La consentida del profesor, Nostalgia y muchas más.

El porcentaje del 3D es mínimo por lo cansado que resulta apreciarlo con los lentes, pero este recurso lo hace diferente al resto de los musicales y además le da ritmo. Este recurso se amalgama con el trabajo de los actores- cantantes, de los bailarines y la nostalgia de las canciones que el público guarda en su memoria.

Como buena parte del elenco se dedica a la música, sus agendas son complicadas, trabajan mucho, cada uno tiene personalidades distintas, cada uno maneja su vida de forma individual y sus carreras en solitario, no suelen compartir sus escenarios, pero en esta ocasión, abriendo espacios en sus compromisos laborales,  tienen la disposición de sumar y crear este musical. Cada uno tiene su momento especial sobre el escenario, aunque, justo es mencionarlo, quien tiene mayor numero de interpretaciones lo es Enrique Guzmán, sin embargo, el resto de interpretes tiene momentos de gran lucidez, que decir de Julissa con la interpretación de su entrañable éxito La consentida del profesor, en donde la hermosa actriz baila tap, recordando una interpretación de la época en donde participa en un programa conducido por Pedro Vargas y que actualmente circula en YouTube, también el agradecido público le hace coro en un popurrí donde la versátil Julissa baja a la butaqueria e interpreta otro de sus grandes éxitos: Nostalgia.

Hay buen rock esta Noche una historia situada en la época actual aderezada con recuerdos musicales de la juventud de finales de los 60’s, como los son Leda Moreno, Johnny Laboriel y Benny Ibarra, quienes lucen sus bien conservadas voces en números que Ibarra logra hacer sumamente espectaculares. Y qué decir de Sylvia Pasquel y Roberto Jordán, que también arrancan la memoria del público con sus atinadas, aunque no rockeras interpretaciones, al igual que la cantante Aranza.

Un numeroso grupo de bailarines, se suma al elenco que también conforman los histriones Martha Ofelia Galindo y Luis de Alba.

Lo importante de este proyecto es que la gente pueda revivir una época que vivió y que les marcó. Los músicos y actores de aquellos años dejaron huella en esa generación. Afirma la también director Julissa que hay gente que la ve en la calle y que a pesar de que haber hecho muchas cosas, la relacionan con La consentida del profesor. Por algo será que la relacionan con esa época y ahora traen de vuelta, precisó la protagonista de la obra.

Aunque, cabe aclarar, no es necesario ser de la generación de los 60 para disfrutar de este espectacular show, que también funciona como concierto dramatizado al tener la oportunidad de escuchar y ver los hits de aquellos ayeres en la voz de sus intérpretes originales.

La puesta en escena cuenta con 18 números musicales, Pasquel canta Oh solitario, tema de los Hermanos Carrión. En el escenario hay 20 bailarines que acompañan al elenco, los acróbatas realizan vuelos espectaculares con arnés, acompañados de pirotecnia y en el fondo esta una pantalla donde se proyectan los videos e imágenes en 3D.

La obra, con producción a nivel internacional se estrenó el 28 de marzo en Querétaro

La música en vivo corre a cargo de Los Teen Tops, agrupación que en su momento causó gran impacto mediático y a la que perteneció hace ya cincuenta años Enrique Guzmán.

Como sucedió con su anterior producción musical, Omar Suárez crea una historia original, sin recurrir a la adquisición de franquicias para importar a nuestro país historias ya probadas, logrando resultados interesantes, en una formato que, en mucho, remite (al igual que Gardenia) al teatro de revista. Una historia básica, muy sencilla, aderezada con sketches y una gran cantidad de números musicales. Estrellas de la época, incluidos músicos, una producción espectacular con llamativos elementos como pirotecnia, proyecciones, atractivo vestuario, pero sobre todo, un elenco sólido que es lo que le da consistencia al espectáculo, sin embargo, a diferencia de la multicitada Perfume de Gardenia, en Hay buen rock esta noche, ha fallado el despliegue publicitario de la anterior, que le dio tan buenos resultados. Un escenario difícil, asociado a OCESA, ya que ha sido su teatro sede desde hace años, cuando había logrado calentar el San Rafael, luego de años de fracasos acumulados también han distraído la atención del público, que merece disfrutar de este buen espectáculo, así como el espectáculo merece la atención de un numeroso público para lograr una larga temporada.





El teatro es de todos. ¡Asista!



Una gran opción si le gusta el teatro musical.



Hay buen rock esta noche. De: Francisco Oyanguren.

Dirección: Benny Ibarra.

Actuación: Enrique Guzmán, Julissa, Benny Ibarra, Jonny Laboriel, Roberto Jordán, Los Teen Tops, Sylvia Pasquel, Martha Ofelia Galindo, Luis de Alba, Leda Moreno, Aranza y más de 50 artistas en escena..

Teatro 1 del Centro Telmex

Viernes, 19 y 21:45 horas, sábados 18 y 21 horas domingos 16:30 y 19:30 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario