Translate

lunes, 16 de julio de 2012

DISERTACIONES SOBRE UN CHARCO, de Edgar Chías

“Señor tus juicios no son verdaderos ni justos”.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

 Nacido en la ciudad de México en 1973, Edgar Chías egresó del Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la UNAM. Desde entonces, su obra ha sido traducida al francés, italiano, griego, inglés y alemán, y publicada tanto en México como en Europa y América Latina.

El miembro de la Royal Court Theatre de Londres y del Sistema Nacional de Creadores de Arte le fue otorgado en 2009 el Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares, por De insomnio y medianoche. Otras obras suyas son Telefonemas, El cielo en la piel y Crack, o de las cosas sin nombre, A su sombra, Cólico miserere, Una merienda de negros.

Chías se centra temáticamente, principalmente, en la lucha de poder al interior de la pareja contemporánea, la postura que conforman mujeres y hombres en la sociedad de consumo, la misoginia, la falocracia, el feminicidio, el narcotráfico, la crisis de los aparatos de representación a nivel político y estético, la discriminación contra los grupos marginales e indígenas, la impunidad del poder, las desigualdades económicas y las problemáticas relacionadas con la identidad cultural contemporánea.



Cuenta con importantes puestas en escena en los principales escenarios de México. Su obra ha sido presentada en el marco de destacados festivales internacionales como Festival Internacional Cervantino en México; New York; Milán, Italia; Berlín, Alemania o Francia, entre otros. En 2005 recibió el Premio Nacional de Dramaturgia Manuel Herrera por En las montañas azules. En 2007, la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro le otorgó el premio "Óscar Liera" a la Mejor Dramaturgia Contemporánea por sus obras Crack, o de las cosas sin nombre y De insomnio y media noche. En 2009 recibió el Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares de la UACJ por esta última obra.

Edgar Chías es garantía de que el trabajo dramatúrgico tiene constante humor negro, dominio en el manejo de la intriga, el conflicto y las características de los personajes.


 
La historia que cuenta Disertaciones sobre un charco, es la de una pequeña derrota más. Un grupo de terroristas ideológicos -jóvenes editores de una revista religiosa, Almena, deciden cambiar el sentido de una sentencia divina: “Señor tus juicios no son verdaderos ni justos”. Solo querían llamar la atención, uno de ellos. Después inventan todo para conservar la chamba.

Inventan toda una historia para justificar la provocación, en su desesperación inculpan a un falso hacker de haberse introducido a sus computadoras. Tiene nombre, Martirio Lamperusa, y en torno a él se van desarrollando hechos que lo convierten en héroe y se crea toda una industria en torno a él y el blog que nutre con sus comentarios, justamente el titulo que nombra a la obra: Disertaciones sobre un charco, mientras sus inventores se enredan cada vez más en sus errores. Sin medir las consecuencias de sus actos, inician una revolución. Fundan la doctrina de uno de esos personajes entrañables que son perfectos porque nunca tuvieron el mal gusto de existir. Fundaron la visión filosófica, poética y mística de Martirio Lampeduza.


Martirio Lampeduza ataca el número 927, época 9 de la revista "Almena" para lanzar un aviso. Ahí está. Lampeduza quiere informar sobre ciertas conductas, nocivas que están en las calles, en las casas, en el aire de la ciudad. Martirio Lampeduza es solo un testigo obligado. Una mente sensible. Alguien que no se puede callar.

No suena mal, hasta podría ser verdad.

En el escenario sólo hay un micrófono y cuatro bocinas de diferentes tamaños, todo el peso de la puesta depositado en los atributos actorales, claro está, no pocos, de su reparto. Los cuatro espléndidos actores: David Gaitán, Raúl Villegas, Antón Araiza y Aldo González, cantan y bailan, por cierto acertadas y elaboradas coreografías.Estos escasos elementos y el vestuario nos remiten a los grupos versátiles que animan fiestas

Su director, el siempre innovador David Jiménez utiliza una tablete, donde proyecta en tiempo real a cuatro “Elvis” (comiquísima la escena) donde disertan sobre la situación que padece el país y explican el motivo de hackear las computadoras y alterar la frase bíblica.


Disertaciones sobre un charco son una provocación para reír a carcajadas y reflexionar a partir de un personaje ficticio. Incorpora al malentendido coreografías diversas y canto y logra un montaje divertido, catártico, muy bien dirigido y excelentemente interpretada, utilizando de manera creativa la tecnología dentro de una propuesta minimalista.



Disertaciones sobre un charco, blog contestatario, creación de Martirio Lampeduza es una puntual consideración real acerca de la incapacidad social para ver lo real: La guerra no existe, la indiferencia sistemática sí.

Martirio Lampeduza tuvo una visión, una visión apocalíptica. Y esta no es otra que la descripción del gesto terminal de nuestra especie. Nuestro país-, según anuncia Martirio Lampeduza, exhibe señales de implacable extinción. Avanzamos hacia la desaparición. Nos hundimos, insensible, trágica e inevitablemente en un charco de indiferencia. A este país se lo está tragando un charco. ¿Le suena familiar?

El teatro es de todos. ¡Asista!

 Absolutamente recomendable. Asista, se va a divertir de una manera inteligente y reflexiva

 Disertaciones sobre un charco. De: Edgar Chias.

Dirección: David Jiménez Sánchez.

Actuación: David Gaitán, Raúl Villegas, Antón Araiza y Aldo González.

Teatro La Capilla Madrid 13, Esquina con Av. Centenario. Col. Del Carmen

Funciones: martes, 20 horas, hasta el 07 de agosto.

Localidades: $120 general, $ 80 estudiantes, maestros e INAPAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario