Translate

lunes, 16 de julio de 2012

TIERNAS CRIATURAS, de Gonzalo Senestrari

La ternura evidencia la soledad del ser humano.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

Charlie es un joven con una particular manera para evadir la realidad, es “adicto al suicidio” y vuelve a su hogar paterno en busca de algo que lo mantenga alejado de dar ese último paso hacia el abismo. Su búsqueda alterará la existencia de las criaturas que habitan esa casa: Alberto, su padre, redescubriendo su orientación sexual; Javier, su nueva pareja, tal vez el último hedonista en el mundo. Teresa, su madrastra, misántropa que vive bajo el cuidado de Ana, su hija, quien encuentra en las drogas, un negocio y una salida.

Este singular proyecto, que se representa en un minúsculo cuarto del foro Shakespeare, ofrece un original argumento, de una familia de tantas, seguramente no solo de nuestro país, sino de cualquiera del mundo, un elenco de primera, en donde, como siempre brilla Pilar Ixquic Mata (Teresa), “vieja loba de mar”, para no incurrir en discriminación de género y aplicar este dicho, que, generalmente se usa para los varones, por supuesto, excluyendo cualquier lectura ofensiva, a ella la acompañan la talentosa y bellísima Alejandra Ambrosi (Ana), quien si le dio vida a la hermana Rosa en Todo sobre mi madre, y recientemente triunfó en la telenovela de Epigmenio Ibarra El octavo mandamiento, a las dos tiernas criaturas, las acompañan el “sexo fuerte”, representado por José Ramón Berganza (Charlie), también de amplia experiencia teatral, al igual que Marcos García (Alberto), y acompleta la quinteta actoral Artús Chávez (Javier).



Al no encontrar en la cyber biblioteca información alguna en torno al autor y su obra, recurrimos a su productor y director: Sebastián Sánchez Amunátegui  para platicar con él, en torno a esta singular obra teatral.

S. P. G. No hay información en torno a Tiernas criaturas y muy poca de su autor, en su faceta actoral. ¿Cómo das con esta obra, que es bastante sui géneris?

S. S. A. Fue un golpe de suerte, yo estuve en Buenos Aires el año pasado en un encuentro de productores, y ya sabes, te arman reuniones donde te contactan con gente que se inscribe para que te presenten sus proyectos, sus trabajos y de repente un chavo de unos 20, 21 años ahorita debe tener 22 años, se me acerca y me dice, “oye yo no soy nadie, me colé aquí”, me cayó bien…

…siendo argentino…

…exacto, “me colé aquí y te quería mostrar un par de cosas que he escrito, pero yo soy actor y modelo”, me cayó muy bien, me quedé con sus textos y ya. Regresé, me los traje a México, ni tiempo de leerlos allá pero un día me puse a hojear uno, generalmente uno hojea y a la página 10 dice, con permiso. Me pasó un texto que se llama Los fracasados, que escribió el año pasado y me pareció muy simpático, no digo que sea un gran texto pero me pareció muy llamativo, que había madera de escritor, había posibilidades de hacer cosas interesantes, entonces le mandé un correo y le dije “me encantó tu texto, no lo montaría pero si te pusieras a escribir algo sobre familias, que es lo que me interesa ahora, lo platicamos”. A los tres meses me llegó un correo con Tiernas criaturas, y empezamos una relación como de dos meses vía mail…

…casi, casi fue una obra por encargo, la sugeriste a partir de un texto anterior y tu necesidad de hablar de un tema. Entonces el 10 de mayo pasado fue el estreno mundial de Tiernas criaturas, en nuestro país, en el Foro Shakespeare.



Así es, ya le mande el video a Argentina y quedó muy contento y me voy a ir a dirigirla a Argentina, la voy a ir a montar allá también. Es un texto que hubo que mexicanizar también en actitudes, no fue solo cambiar las palabras, los argentinismos por mexicanismos, sino que Teresa, por ejemplo, la madre, que hace Pilar Ixquic Mata, hubo que bajarle dos rayitas porque si hubiéramos montado a la Teresa que está tal cual en el texto aquí hubiera parecido una loca de atar, porque las personalidades son muy distintas entre el argentino y el mexicano entonces hubo que hacer un trabajo de adaptación también de la familia, ¿cómo es una familia mexicana?, ¿cómo es una familia argentina?.

Bueno, y la actitud de él, en contracorriente a la personalidad del argentino, este chavo, Gonzalo Senestrari, tiene toda la humildad para aceptar sugerencias, propuestas y demás, y ya mostro su capacidad para convertirse en un muy buen dramaturgo.


Ya lo creo. Ya le dije que había firmado su pacto con el diablo porque no lo iba a dejar en paz. A mí también me sorprendió desde la actitud, normalmente en estas rondas de negocio en Argentina, la actitud de la gente que se acerca a ti, aunque sean ellos los interesados en hablar contigo terminas sintiéndote un poco que te están haciendo el favor y en él fue muy llamativa su actitud, hasta el día de hoy, le llamo una vez por semana y le voy contando cómo va la obra, porque para él también es su primer bebé, entonces anda muy atento, pero no como un escritor normal que te hace un poco la vida de cuadritos sino que está emocionado. El mismo me llama y me dice “oye, encontré en youtube un video de la obra”, “oye, fulano comentó en facebook” a mí me da risa pero al fin es la juventud, está contento.

Ya que tienes el texto definitivo ¿qué pasa?



Tenía ganas de dirigir hace un rato. Como productor me cuesta encontrar textos y este lo leí y dije; lo quiero dirigir, no es que quiera ser director, pero me nació dirigir este. Tenía una producción en el INBA, La dama de las camelias con el mismo equipo, hicimos mucha química y una buena convivencia luego de 40 funciones en el Julio Castillo, los actores, el director y un día me acuerdo todavía…

…que hay varios de ellos en Tiernas criaturas

Todos estaban en La dama, José Ramón solo salía los sábados, era el alternante de Mauricio Ochman, Alejandra era alternante de Fernanda y Artús es el director de La dama, también es eso, es como un mensaje, hay que hacer teatro así, juntarse gente, en una te toca a ti dirigir, en otra te toca actuar. Probarse en otras cosas, y en una función de La dama, yo leí la obra y como tenía tan frescos a los actores de La dama, la iba leyendo e iba visualizando a cada uno de ellos en el papel, o sea, los primeros que me imaginé, son los que están en la obra. Imprimí el texto y se los llevé después de la función y nada más les dije: “léanlo, a ver qué les parece” los cinco llegaron y dijeron: “qué onda con este texto, está padrísimo”. La quiero dirigir, ¿le entran?. Va. Fue así, fue mágico, llegue con Itari Marta (directora del Foro Shakespeare), que yo aquí tenía Incendios, tenía varia obras y le dije, quiero montar una obra, yo no dirijo, ¿me das chance?. Me dijo, si, pero el teatro. No, yo no quiero ni siquiera el teatro, quiero un espacio…no sabía bien que espacio pero, no sé, un pasillo, y se fue gestando hacer una obra de cinco actores en el espacio urgente. Todo el mundo me dice, “generalmente ahí se presenta un monólogo, o una obra de dos actores, ¿cómo cinco actores?, y creo que funciona muy bien.

El espacio es perfecto para la trama de la obra.

Fíjate que nos han pedido la obra, ahorita vamos a empezar a experimentar, ya hay dos personas que nos han comprado funciones para hacerla en las salas de sus casas.

¡Cómo fue el proceso?, ,¿cuánto tiempo ensayaron?



Fue un proceso muy agradable. Terminamos La dama y estábamos muy juntos, pegados y aquí la generosidad de el foro porque desde que Itari me prestó el espacio y me dijo que la iba a programar, “pero tienes que ser muy serio”. Pude ensayar 5 semanas en el espacio, siempre ensayé aquí, y lo bueno de ser productor es que eres tu propio jefe, entonces yo les decía a los actores, ustedes díganme a qué hora pueden ensayar y a esa hora ensayamos, no se preocupen por mí. Todo fue muy fluido y creo que en eso me ayudo ser productor porque el proceso fue muy limpio para ellos, no tuvieron que lidiar con nada, era la única persona que veían.

El sillón lo mandé a hacer, eso fue lo primero que tuve claro del montaje, que tenía que ser un sillón circular, entonces empezamos a ensayar con el sillón. El vestuario yo fui a escogerlo del closet de cada uno de ellos, fue entre amigos, a ver, que me gusta de tu closet, entonces les escogí el vestuario, y toda la utilería es de mi casa, digo, en mi casa me regañaron un poco porque fui vaciandola. Es un proyecto muy sencillo en ese sentido, pero muy placentero.

¿Cómo te sentiste como director luego de producir, incluso un fenómeno como Incendios?

Estoy en Mueca producciones, con Diego Luna, hago todos los proyectos de Mueca, estoy en Dramafest, siempre he sido productor, pero después de trabajar con 45 directores, y no por ningunearlos, pero surge la duda ¿yo que haría en este caso? Y uno se empieza a confrontar con uno mismo y a mí me pasó eso, como que dije ¿yo cómo resolvería esto? Y hasta que me eche el clavado con Tiernas criaturas, y voy a seguir dirigiendo.

¿Cómo te sentiste en esta primera experiencia?. Podría pensarse: es una obra chiquita, y de hecho el espacio lo es, pero creo que al final no hay obra chiquita, la complejidad de las personalidades que conforman estas Tiernas criaturas implica un reto enorme, no es una trama fácil ni complaciente.



Es una obra complicada, los actores se reían porque les tuve que montar luces afuera para que supieran cuando entrar, yo produje La novicia rebelde y les decía, es como un musical de Broadway, tu lucecita de color para que sepas cuando toca tu entrada porque no hay manera de saber que está pasando adentro, entonces tuvimos que inventar hasta una mecánica como de un teatro grandototote. Artús tiene que cambiarse 7 veces en la obra, cambios rápidos, hasta en eso fue muy divertido porque es una obra en un espacio pequeño pero ha requerido una producción como de una obra grande.

Gonzalo te ha seguido enviando textos, ¿se puso muy creativo y productivo, o no?

Lo que le pedí, que es lo que estamos trabajando ahora, es la serie de televisión, con los mismos personajes, porque me parece que son personajes que se pueden explotar televisivamente, creo que en México faltan series sobre la familia, y sobre las familias modernas, no que esta sea una familia representativa, pero uno se va metiendo a las casas y cada familia es una historia, y ninguna es “normal”, ninguna.

Hasta aquí la entrevista con Sebastián Sánchez Amunátegui, productor y director de Tiernas criaturas, un viaje dentro de un universo en donde la ternura evidencia la soledad del ser humano.


El teatro es de todos. ¡Asista!

Absolutamente recomendable. Asista, se va a divertir

Tiernas criaturas. De: Gonzalo Senestrari.

Dirección: Sebastián Sánchez Amunátegui.

Actuación: José Ramón Berganza, Marcos García, Artús Chávez, Alejandra Ambrosi y Pilar Ixquic Mata.

Foro Shakespeare. Zamora 9 Colonia Condesa. Metro Chapultepec

Funciones: Jueves 20:30horas.

Localidades: $150 general.

Duración: 60 minutos

Público: Mayores de 15 años


No hay comentarios:

Publicar un comentario