Translate

lunes, 13 de agosto de 2012

ROMA AL FINAL DE LA VÍA, de Daniel Serrano.


Lo que quedó bien de esta obra es el mundo femenino.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.


Roma al final de la vía se estreno el 8 de mayo de 2008, en el teatro Ángela Peralta de la Ciudad de Mazatlán y es la historia de dos niñas que relatan como sueñan con llegar a Roma desde un pueblo en Sonora. A la espera del tren, junto a las vías, cuentan su vida e ilusiones, pasando por todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la senectud. Es una obra del dramaturgo, actor y director teatral sonorense Daniel Serrano.

Serrano escribió Roma al final de la vía especialmente para las actrices, Emma Miorin y Eva Audelo. En la primera escena vemos a los personajes a la edad de siete años, la segunda a los catorce y así hasta llegar a los ochenta. Ese es el primer reto a resolver.



A decir del autor, la idea principal de esta obra, recurrente en algunos de sus textos, es “este sueño de irse a otros lugares donde se piensa que la vida puede ser mejor cuando en realidad el destino no está en irse, pero seguimos agarrados a un sueño. Uno se vuelve viejo y sigue sosteniendo ese sueño y a veces no caemos en cuenta que nunca se va a hacer, el otro eje de Roma al final de la vía es la amistad entre dos mujeres a lo largo de ochenta años. Parece que ha funcionado muy bien, sobre todo con las mujeres, lo que me da mucho gusto. Creo que lo que quedó bien de esta obra es precisamente el mundo femenino”.

Otra dupla de actrices, integrada por Rosario Martínez y Luz Pérez, también presentó la historia de estas dos niñas que nos relatan su vida e ilusiones, posteriormente, hará un par de años, Norma Angélica y Julieta Ortiz presentaron un nuevo montaje de la obra en el Teatro Casa de la Paz, dirigidas por Alberto Lomnitz, para, ahora volver a contar, en el Teatro Helénico, la historia de Evangelina y Emilia en seis etapas de sus vidas, siempre con el deseo de subirse al tren que las llevará hasta Roma, destino donde se encuentra el amor y la felicidad, siempre desistiendo de su sueño en el último momento.

En este texto, situado en el norte del país con el lenguaje propio de los oriundos de aquellas tierras, francos y con su singular manera de llamar a cada cosa, Serrano expone de manera muy precisa la vida en los estados fronterizos y a lo largo de las escenas nos muestra las etapas que viven las mujeres, sin importar clase o condición.


Evangelina (Norma Angélica), es una niña que deseaba ser mujer y que una vez llegado ese momento, desearía ser libertina, siempre con la esperanza de ser feliz y con la inocencia suficiente para intentarlo. Evangelina es razonable.

Emilia (Julieta Ortiz), mujer franca, con grandes ilusiones y mayores pasiones, necesitada de estabilidad, nunca se detuvo a cuestionar el amor, es quien desea fuertemente llegar a ese lugar, donde cree que están las cosas fantásticas que le cuenta el abuelo, es mucho más aventada y locuaz.

Alberto Lomnitz, director de la obra, comentó que en esa espera del tren, ambas recuerdan sus amores, desamores, alegrías, tragedias; todo dentro de un ambiente nostálgico difícil de escapar.



Norma Angélica refiere que “es una amistad donde se aceptan como son, se ayudan y se critican, pero siempre se van a tolerar. Hay algo que las une en el sentido poético y emocional. Ellas tienen un alma que complementa a la otra”.

Julieta Ortiz indica que ambos personajes realizan un viaje que se puede leer de dos maneras. “Por un lado, es el viaje físico, que emprenden cuando tenían siete años y termina a los 80, en el cual piensan que se pueden trepar a un tren para llegar a Roma. Por el otro, es un viaje interior, un viaje esencial, en el que quieren otra vida porque no están conformes con la que tienen”. La actriz afirma que uno mismo es quien fija las barreras para no lograr lo que más anhelamos en la vida: poco a poco, los personajes se van cortando las alitas y dejando de lado sus objetivos. No suben al tren por pretextos que uno mismo deja que se conviertan en obstáculos.

Daniel Serrano, dramaturgo, actor y director teatral, inició su carrera dirigido por Ángel Norzagaray. Fue alumno de Vicente Leñero, Hugo Argüelles, Jesús González-Dávila y Jaime Chabaud. Es egresado del Centro de Educación Artística de Televisa. Dirige el Taller Universitario de Teatro de la Universidad Autónoma de Baja California en Tijuana, además organiza el Festival Universitario de Teatro de la UABC.


Es en Tijuana donde Serrano escribe su primera obra de teatro, El último recurso, dirigida por él mismo. Desde entonces, Daniel Serrano continúa escribiendo, actuando, dirigiendo y dando clases, además de escribir para el periódico Frontera de la ciudad de Tijuana.

Ha escrito más de una docena de obras, entre las que se encuentran El último recurso, La conquista del Gordo, Anela, y La ruta de las abejas. París detrás de la puerta, finalista del Concurso Nacional de Dramaturgia Joven, Gerardo Mancebo del Castillo 2003; El cazador de gringos, obra ganadora del Concurso del libro Sonorense 2005 en el área de dramaturgia, y estrenada el 27 de enero del 2007 bajo la dirección de Ángel Norzagaray.




Roma al final de la vía, dirigida con imaginación y creatividad, con rigor y belleza, por el imparable Lomnitz, en donde dos espléndidas actrices (Norma Angélica y Julieta Ortiz) se transforman de niñas a adolescentes, a jóvenes, adultas y ancianas, dentro de las seis escenas, que con la colaboración de la música de Jorge Estrada entre cada una, muestran las etapas que vive cada mujer. Con este proyecto las actrices cumplen el propósito de crear nuevos horizontes que les permitan combinar su creatividad.



Roma al final de la vía, parte de la trilogía Ciudades imposibles, de Daniel Serrano, es una coproducción de la Universidad Autónoma Metropolitana y Viaje Redondo Producciones, compañía a cargo de las actrices Norma Angélica y Julieta Ortiz. La obra se ha presentado con éxito en diversos festivales a lo largo de la República Mexicana: en el Festival Universitario de Teatro de la Universidad Autónoma de Baja California; el Festival de Teatro de Monterrey, Nuevo León; el Novenario Teatral de Culiacán Sinaloa; el  V Encuentro Estatal de Teatro de La Paz en Baja California Sur; la Muestra Nacional de Teatro de Campeche y durante septiembre y octubre próximos, se presentarán en el Teatro “24th Street” en la ciudad de Los Ángeles, California.



El teatro es de todos ¡Asista! 

Absolutamente recomendable.

Roma al final de la vía, de Daniel Serrano

Dirección: Alberto Lomnitz

Actuación: Norma Angélica y Julieta Ortiz

Teatro Helénico Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn, Metro Barranca del Muerto

Lunes y martes 20:30 horas, hasta el 21 de agosto

Duración: 90minutos

Localidades: 200 pesos


No hay comentarios:

Publicar un comentario