Translate

viernes, 7 de septiembre de 2012

ILUSIONES, de Iván Viripaiev


Texto sobre la vejez escrito por un joven.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

 


“Sólo vive aquel que es capaz de desear.

Esta obra es sobre la pasión,

que se cree que con la edad se apacigua y no es así.”

Luis de Tavira

 

¿Qué es el amor verdadero? ¿Sólo existe cuando es correspondido?:

Danny llama a su lecho de muerte a su esposa Sandra, con quien ha compartido su vida por 52 años, para decirle las palabras más hermosas, más importantes y más amorosas justo antes de morir.

Un año después, Sandra llama a su lecho de muerte a Albert, el mejor amigo de su extinto marido, para decirle que durante esos, 53 años, sólo lo ha amado a él y que ese amor prohibido le ha dado sentido a su vida.

Albert regresa a su casa y le confiesa a Margaret, su esposa, con quien ha vivido 54 años, que acaba de descubrir el verdadero amor, que toda su vida estuvo enamorado de su amiga Sandra y que en realidad a Margaret, nunca la amó.
 
 

Margaret (la extraordinaria Ana Ofelia Murguía), mujer con sentido del humor, queda triste y responde a Albert que durante todos estos años fue amante de Danny.

Albert muere preguntándose, ¿no debería de haber un mínimo de constancia en este universo tan inmenso y cambiante?

Las dos parejas, grandes amigos, se topan con la posibilidad de que lo vivido en sus matrimonios haya sido una ilusión. En esta obra nada es lo que parece y en el fondo de su discurso se pone en duda cualquier posible realidad.

Ana Ofelia Murguía (Margaret), Adriana Roel (Sandra), Farnesio de Bernal (Albert) y Ricardo Blume (Danny), integrantes de número del elenco estable de la CNT, protagonizan Ilusiones, de Iván Viripaiev (Irkutsk, Siberia, 1974), obra fechada en Moscú en septiembre de 2011, es el más reciente estreno de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Bajo la dirección de Mauricio García Lozano, la obra retoma la voz joven y rabiosamente contemporánea de un autor que sumerge al espectador en la historia de dos parejas de octogenarios al final de su vida para hacer una reflexión sobre la infinita mutabilidad de la existencia.

Colaborar con estos decanos de la actuación ha significado para García Lozano un encuentro excepcional dentro del teatro con “gente que admiro muchísimo y los considero muy grandes, lo que a nivel de proceso humano es increíble. Lo que me ha pasado con ellos es que me sorprende su humildad, su sentido del humor, su entusiasmo, su energía, que es como de niños”.
 
 

Animado por un espíritu decididamente heracliteano, porque todo es fuego, afirma García Lozano, Viripaiev propone que nada existe sino lo que miramos en el momento en el que se mira, porque un segundo después aquello dejará de existir.

Ilusiones es una obra muy contemporánea, cuya historia es de lo más delicada. Su autor utiliza recursos de la narrativa para llevarlos a escena, los personajes hablan más que actúan y esto permite muchas libertades escénicas.
 
 

Ilusiones es una obra clásica, profunda y humana. La obra es un viaje a las ilusiones, de los 4 ancianos que muestran en el escenario que no todo es como parece. En escena brilla la imaginación del actor y del espectador.

La propuesta del dramaturgo se relaciona con el quehacer teatral, pues los que se dedican al quehacer teatral se dedican a fragmentar, a fractalizar la realidad desde su punto de vista y ofrecerle al espectador pedazos de realidad que a su vez él construye, en su rompecabezas mental, de acuerdo a la experiencia y a las necesidades que tenga.
 
 
 

Una línea temática de la obra es la ilusión de la verdad o de la realidad; y al centro está el discurso amoroso o de la pasión. Los cuatro personajes a sus ochenta y tantos años están sujetos a ese conflicto, dudan sobre si eso que creían, es.

Ilusiones también es un homenaje al teatro, al trabajo actoral y a la condición humana, la cual apunta hacia el enigma de la vejez, que no es otro que el de la vida, pero en este caso llevado al extremo, a sus últimas consecuencias, ya que la frontera entre actor y personaje es tan delgada que la ficción aparece y desparece con la gracia de un espejismo que deja perplejo y conmovido al espectador. Conforme transcurre la historia los personajes se convierten en narradores y encarnan, además de su propio personaje, a los otros tres.
 
 

Cuatro actores maravillosos que se reúnen para ofrecer este texto sobre la vejez escrito por un joven, actores llevados al extremo en una audaz propuesta.

Ilusiones tuvo su estreno en Moscú, en 2011 y ahora se presenta en México dentro del ciclo Nuevas Teatralidades de la CNT, la obra indaga las relaciones amorosas en la vejez, los caprichos de la memoria, ese tiempo en que la vida se reduce a un puñado de recuerdos y escasea el futuro, cuando la muerte es una presencia contundente. En la trama se van hilvanando preguntas: ¿Qué es la realidad? ¿Es un sueño? ¿Una ilusión? ¿el cúmulo de deseos? ¿Un acto de fe?



La versión al español de esta obra es de Stephanie Weiss y de Mauricio García Lozano. Jacobo Lieberman ofrece una puntual interpretación en vivo al chelo, de música compuesta por él mismo. La iluminación creada por Fernando Feres, junto con la escenografía, es instrumento para crear atmósferas y dar ritmo a las transiciones.

Ilusiones gira en torno a la relación esencial del actor con el texto, hace homenaje al teatro como el arte de contar historias. La puesta en escena demuestra una capacidad notable para despertar una intensa correspondencia con el público.

 

Luis de Tavira celebra que Ilusiones sea el estreno número 28 que realiza la CNT en casi cuatro años. Cantidad y calidad han caracterizado a esta casa y la eficacia del modelo, y reconoció que los cuatro actores elegidos para protagonizar la obra: “son un orgullo del teatro nacional.

La obra de Ivan Viripaiev se estrenó en septiembre del año pasado y estremeció a Europa, por lo que de inmediato tuvo resonancia. Parte de su éxito se debe a que en la obra los protagonistas octogenarios, en la frontera de su vida, se hacen las preguntas esenciales y cruciales de la existencia.
 
 

La obra es una propuesta teatral cabalmente experimental, es un diálogo entre virtuosos y poseedores de la excelencia artística, por medio de cuatro actores mexicanos que son llevados al extremo de su capacidad histriónica y de una puesta en escena insólita. “Al teatro le ha sido reservada su propia verdad”, explicó de Tavira.

Ilusiones es una obra teatral diferente, hay que verla para entenderla, pues los cuatro protagonistas no sólo buscan el amor verdadero sino también un lugar en el mundo; al final, tanto en el escenario como en la vida misma, todos nos hacemos las mismas preguntas: ¿Por qué estoy aquí? ¿Qué es esto que llamamos vida?

De pronto los histriones se convierten en diferentes personajes, hay un momento en que la mujer dice todo lo que dice el personaje masculino que es su marido, sin embargo no es una caracterización, es bastante sutil, es muy interesante encontrar el tono justo, las intenciones justas, sin llegar a ninguna caricatura.




Los personajes no sólo están en busca del amor verdadero, sino también en la búsqueda de su lugar en el mundo, lo que convierte a Ilusiones en una obra interesante y vigente.

 

Al igual que hace cien años, en los tiempos de Chéjov, lo más interesante de la escena teatral rusa actual es el hombre y sus contradicciones, errores, dramas, la incomprensión de la vida, su soledad, el orgullo, la sensibilidad, sus amores, pasiones... Pero hoy día quedan pocos teatros subordinados como en los tiempos soviéticos homologados a una sola voluntad artística, cuando otros se orientaron a estos teatros, donde cada espectáculo era importante. El teatro ruso de hoy parece un supermercado donde se sabe que todo está en su sitio de la forma más cómoda para elegir. El teatro-supermercado también satisface gustos y, como aprecian los críticos, en los últimos años, Moscú se ha convertido en la ciudad que más festivales realiza anualmente, a nivel mundial. En este poco prometedor panorama surge prominentemente Iván Viripaiev, quien  es tenido, hoy por hoy, por el más importante autor teatral contemporáneo de Rusia por sus aportes a la construcción dramática, lo que lo eleva al plano internacional aunque en nuestro país era absolutamente desconocido, hasta antes de la extraordinaria Ilusiones.



El teatro es de todos. ¡Asista!

 

Imprescindible, deje todo y corra a verla.

 

Ilusiones, de Iván Viripaiev

Dirección: Mauricio García Lozano.

Actuación: Ana Ofelia Murguía, Adriana Roel, Farnesio de Bernal y Ricardo Blume.

Sala Héctor Mendoza de la Compañía Nacional de Teatro, Francisco Sosa 159, Barrio de Santa Catarina, Coyoacán.

Jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 hasta el 30 de septiembre, (excepto los días 15 y 16 de septiembre que no habrá función).

Entrada libre, cupo limitado. Reservaciones únicamente vía telefónica al 5658 4108 de 12:00 a 18:00 horas.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario