Translate

jueves, 13 de diciembre de 2012

El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas, de Paul Zindel


Deseaba ser secuestrado por extraterrestres.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

 

Paul Zindel nació el 15 de mayo de 1936, en Staten Island, Nueva York. Cuando su padre los abandonó, la madre de Zindel comenzó a moverse de ciudad en ciudad y de trabajo en trabajo. Betty Zindel parecía incapaz de mantener cualquier tipo de trabajo y residencia.

Paul Zindel era un adolescente cuando se mudó a una casa de Travis, un pueblo habitado mayoritariamente por personas de ascendencia polaca. Su casa estaba situada junto a la única familia de color en la localidad. Vivía con su madre y su hermana Betty con sus dos gemelos. La madre era una mujer inestable, que odiaba a los hombres, y siempre amenazaba con suicidarse, Paul y Betty dejaron de prestar atención a sus amenazas. El padre de Paul se fue con su novia cuando Paul, un sensible chico pelirrojo, tenía sólo dos años de edad.

Paul empezó a pensar en la muerte después de una serie de pérdidas, como su perro, o sus peces muriendo en su estanque. Nonno Frankie, el abuelo de sus sobrinos, le dijo que él era demasiado joven para pensar en la muerte y que pensara en las ventajas, no en la parte negativa de la vida.
 
 
 

Zindel describe su casa como "casa de miedo."Llegó, incluso, a decir que deseaba ser secuestrado por extraterrestres. En 1951, cuando Zindel tenía quince años, su deseo de escapar de su casa le fue concedido, aunque no por extraterrestres, sino por los médicos. Fue diagnosticado con tuberculosis. Dado que la tuberculosis es una enfermedad muy contagiosa de los pulmones, fue confinado en el hospital durante dieciocho meses, fue ahí donde Zindel escribió su primera obra.

Después de recuperarse, Zindel se graduó de la secundaria y se fue de casa una vez más, esta vez para asistir al Wagner College de Staten Island. Zindel no recibió un título en letras inglesas o como escritor, en 1958, obtuvo su licenciatura en química. En 1959 también completó una maestría en ciencias químicas. Después de la universidad, Zindel encontró trabajo como redactor técnico de una empresa química. Luego de seis meses, renunció y se convirtió en profesor de química en High School en Staten Island. En su tiempo libre, continuó escribiendo obras como Las dimensiones de pavos reales y Un sueño de las Golondrinas. En la década de 1960, ambas obras se estrenaron en escenarios neoyorkinos.

A mediados de la década de 1960, Zindel escribió El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas, que cuenta la historia de Tillie, una adolescente asfixiada por su madre y una hermana que sufre de epilepsia. Sin embargo, Tillie encuentra la esperanza de su vida cuando expone las caléndulas a la radiación para un proyecto de la Feria de Ciencia que se realiza en su escuela. Zindel ganó muchos premios por Los rayos gamma, entre ellos el Premio Pulitzer 1971 y el Tony por parte del Círculo de Críticos de Nueva York.



Zindel, afirma en el prólogo a la edición de Bantam: "Yo sospecho que es autobiográfica, porque cada vez que veo una producción, nadie ríe y llora más duro entre el público."

Después de ver una versión televisada de los rayos gamma, la editora Charlotte Zolotow, le sugirió a Zindel escribir un libro de ficción para adultos jóvenes.

A lo largo de los años 1970 y 1980, Zindel escribió libros para adolescentes, respondiendo a preguntas acerca del sexo, la anticoncepción, el control de la natalidad y el aborto.

En 1993, publicó varios libros para niños. Regreso a su público adulto joven, en 1994. En 2002 Zindel fue galardonado con el Premio Margaret A. Edwards por su contribución por escribir para jóvenes. Zindel murió en Nueva York de cáncer de pulmón en 2003.
 
 

El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas le otorgó a Paul Zindel el premio Pulitzer en 1971 y al año siguiente fue llevada al cine por Paul Newman, quien dio a Joanne Woodward, su esposa, el papel principal. Con su caracterización de la alcohólica y amargada Beatriz, Woodward obtuvo el premio a la mejor actriz en el Festival de Cine de Cannes en 1973 y Paul Newman fue nominado a la Palma de Oro.

En nuestro país, la obra se estrenó en el Teatro el Granero, el 17 de septiembre de 1970 dirigida por Nancy Cárdenas, con las memorables actuaciones de Carmen Montejo, Angelina Peláez y Luisa Huertas, montaje que tuvo un clamoroso éxito, refrendando la consagración actoral de Carmen Montejo como primerísima actriz.

42 años luego de su estreno, la obra retorna a escenarios capitalinos gracias al apoyo de Efiteatro bajo la siempre acertada dirección de Alberto Lomnitz, incansable creador escénico con permanentes buenos resultados.

“Si eres un poquito diferente te tratan de exterminar”, le dice Beatriz a su hija Matilde. Sin embargo, la joven no pierde la ilusión y está convencida de la belleza que existe en la vida y sobre todo, en los átomos. Esta es la premisa de El efecto de los Rayos Gamma, para mostrar una historia llena de dolor e intensidad, pero también de esperanza.



Cassandra Ciangherotti da vida a Matilde, una estudiante que prepara un experimento para la feria de ciencias de su escuela con una sugestiva premisa: ¿Cuál será el efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas?

A pesar de su interés en el conocimiento, el ambiente que la rodea es hostil producto de una madre alcohólica, neurótica y profundamente resentida con aquellos que la abandonaron, y una hermana adolescente que sufre de ataques de epilepsia.

La cotidianidad se ve envuelta de amargura, maltrato y suciedad en el que las tres mujeres sobreviven cuidando a una anciana (Tara Parra), mientras se enfrentan al escrutinio de los habitantes del pueblo.

Sorteando los vicios televisivos, Laura Zapata interpreta convincentemente a Beatriz, una madre cuya crueldad raya en el humor ácido y negro, lo que por momentos puede interpretarse como una defensa ante lo descarnado y doloroso de la situación.
 
 

Daniela Luján, olvidada su etapa de estrellita infantil telenovelera, y luego de su incesante actividad teatral (como la recordamos en la última producción de Vaselina, en donde dio vida a varios personajes del entrañable musical, con idéntica calidad interpretativa), no sorprende, más bien reafirma su alto nivel histriónico, dando vida a Ruth, una adolescente extrovertida e inestable que lucha contra el estereotipo de loca impuesto por los demás ante su enfermedad.

Sin duda, quien conmueve y sensibiliza al espectador es Cassandra Ciangherotti con un personaje cuya metáfora está en cada una de las caléndulas de su experimento, que a pesar de ser expuestas a la radiación se abren paso para crecer y desarrollarse. De igual manera, Casandra vuelve a demostrar su capacidad interpretativa luego de su impecable trabajo en Inmigrantes con habilidades extraordinarias, y sus ya numerosas participaciones cinematográficas, al margen de su famoso apellido y herencia artística.
 
 

El efecto de los rayos gamma es uno obra escrita con maestría y conocimiento del complejo comportamiento humano. A casi medio siglo de que fuera escrita, en 1964, la anécdota sigue vigente, ya que es una obra con tema imperecedero. Zindel expone en sus personajes las carencias y miseria humana existentes en algunas familias conformadas solo por mujeres, con todas las revanchas y competencias que se desatan en ese entorno: la presencia masculina brilla por su ausencia, solamente se sabe de las llamadas del profesor.

La obra es intensa, conmovedora y brutal. Sobreviviendo la esperanza gracias a la inteligencia de Matilde, pues finalmente es lo que la salva.

El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas es un drama que juega con muchos simbolismos, como la energía, los átomos, el universo, mezclada con elementos metafísicos como la vida y la muerte.

 

El teatro es de todos. ¡Asista!

 

Muy recomendable.

 

El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas. De: Paul Zindel.

Dirección: Alberto Lomnitz

Actuación: Laura Zapata, Daniela Luján, Cassandra Ciangherotti, Tara Parra y Elsy Jiménez.

Teatro Helénico del Centro Cultural Helénico ubicado en Av. Revolución No. 1500 col. Guadalupe Inn, Metro Barranca del Muerto.

Viernes 20:30 horas, sábados 18 y 20:30 horas y domingos 17:30 y 19:45 horas.

Localidades: $450, 300, 200 y 160 pesos.

Hasta el 16 de diciembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario