Translate

domingo, 6 de enero de 2013

EN ENTREVISTA CON PAYIN CEJUDO.


Cantante y actriz
Usted no ha inventado un estilo musical, ha inventado, una forma de vida 
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

Su familia, dedicada al espectáculo, le brindó la oportunidad de conocer las entrañas del ambiente artístico: su padre fue el productor que descubrió a Carmen Salinas, el señor Juan Cejudo, exitoso empresario, hacedor de estrellas; su hermano Juan, “El Chato” Cejudo, forma parte de la historia del espectáculo en nuestro país. De esa dinastía forma parte la cantante y actriz Payín Cejudo.

La voz de Payín, logra  trasladarnos del Manhattan de Woody Allen, con temas tan gringos como Over the Rainbow o Moon River, al Teatro Olympia de París, donde Edith Piaf dejaba su vida, que no fue rosa, con La Vie en Rose.

Payín canta desde el país de… constituye un viaje musical, rítmico y sabroso, a través del cual se escuchan algunas de las más hermosas notas de la literatura musical a ritmo de jazz.
La actriz y cantante platicó en exclusiva con Salvador Perches Galván para México Legendario y esta es la plática.


¿Qué es el jazz para ti?

El jazz para mí, es un estilo de vida. Es verídico, cuando Duke Ellington llegó a Europa, los europeos le dijeron: “usted no ha inventado un estilo musical, ha inventado un estilo, una forma de vida” porque es una musicalidad desde sus raíces, que viene del blues y luego evolucionó. Se da en las grandes urbes, en las grandes ciudades donde aparece el individuo con sus dudas existenciales. Yo lo veo así, lo veo como una emocionalidad que es más compleja, que no es como el bolero u otro tipo de música, sino que pasa por ahí, por una cosa intelectual, no se, a lo mejor estoy diciendo alguna barbaridad…
…en absoluto, y tampoco podemos dejar de lado el canto spiritual, que viene de los negros y que aglutina lo espiritual con lo racional, como bien lo dices.

Exactamente, empieza a incorporarse el piano como instrumento y hay una evolución del jazz. Ahora, yo ¿dónde me muevo a gusto? porque hay muchas ramas, el jazz es un fenómeno vivo, se está transformando y está en permanente evolución. Yo en el jazz en el que vivo y me muevo es en el de los standars, que son los grandes clásicos, que el cine a nutrido muchos standars. Por ejemplo, pega un standar y lo escuchas en francés, en español y en ruso: Bésame mucho que se incorpora al catálogo del jazz habiendo nacido bolero es el mejor ejemplo. Pero el jazz es, sobre todo, una forma de emoción, de vivir todo lo que es emoción, a través de la música.



Uno de los componentes básicos del jazz es la improvisación, con sus límites, por supuesto. Cuando cantas con acompañamiento en vivo ¿Qué tanto improvisas?

Fíjate que no, yo soy más melódica dentro de la estructura, los que improvisan son mis músicos en sus solos, el piano, el saxofón, el bajo, y hay un rango de improvisación, porque hay acordes y tiempos que se tienen que respetar, entonces yo no me muevo, me muevo en el estándar como intérprete, como soy actriz y no músico. Soy cantante, canto desde niña pero no vengo del mundo de la música, sino del mundo del teatro, entonces a mí lo que me interesa más es interpretar, las palabras para mi son muy importantes, no que no pueda hacer scat en un momento dado, pero, sinceramente, no es lo mío, tendría que trabajarle un poquito.

¿Qué tanto actúas cuando cantas?

Mucho, luego mis músicos me regañan “deja de actuar y canta”, “por estar moviéndote…”, y es cierto, si te mueves demasiado la voz se vuelve un poco inestable, de verdad…
…pero también proyectas con el cuerpo…
…yo pongo todo, mi cuerpo, la voz, la letra y la música al servicio de mi conexión con el público como actriz porque es lo que te nutre como artista, que sientas que salió, que llegó y que regresó a ti enriquecido.
Sobre todo, pones el alma.
Exacto, tú lo has dicho bien, el alma al servicio de la música.



Payín canta desde el país de… es un material que produjeron “El Chato” Cejudo y Carmen Salinas, gran amiga de su familia, con quien trabaja en la obra Aventurera. El material discográfico contiene clásicas del jazz, que interpreta en inglés y francés, dado que desde niña ha viajado mucho, ha tenido ese privilegio y oportunidad, al escuchar esos temas, se olvido de todo lo demás y como se le dan los idiomas, lo mismo que el cantar, no dudo en interpretarlos en sus respectivos idiomas.
Los temas que integran el CD son: Night and day, Summertime, Blue moon, Cry me a river, This can’t be love, My funny Valentine, My man y Over the rainbow, y su versión en español de Les Feuilles Morts (Las hojas muertas) las que la mayoría de la gente conoce, porque son clásicas universales.
Payín, ¿cuál es el país de?

Es el país de Ella Fitzgerald, de Billie Holiday, Ute Lemper, Edith Piaf, todas estas mujeres que hicieron que yo supiera que tenía la necesidad de cantar, porque las oía y me desbordaba y luego cantaba con ellas mucho tiempo, porque yo vine del rock y un poquito de lo popular pero cuanto encontré el jazz y encontré a estas cantantes me di cuenta que podía hacerlo. ¿Por qué? No me lo preguntes, por cantar en inglés y en francés, como lo haría en mi propia lengua, no lo se, se me dan las inflexiones, se me da, quizá porque mi oído capta. Oigo una canción y se queda en el disco duro, ya no se olvida.
¿No te sientes impactada, no te imponen todas estas mujeres que acabas de mencionar y que han interpretado los temas de tu disco?

Sí, claro que sí. Vivo en zozobra, claro que me impactan y claro que les tengo gran respeto. Dentro de esto hay tantas voces y tantas emocionalidades como cantantes, lo veo con los intérpretes, músicos también, ninguna voz es similar a la otra, hay cosas que Ella Fitzgerald te da, que no te da Billie Holiday y hay cosas que te da Edith Piaf que no te dan ninguna de las dos y hay cosas que te da Carmen Mcrae y hay cosas que te da Sarah Vaunghan y hay cosas que te dan Diana Krall o Madeleine Peyroux para hablar de las nuevas o la mismísima Dietrich, entonces yo tengo la osadía, porque siento que también tengo algo que dar, que es muy mío. 


Payín canta desde el país de…es mi primera producción discográfica, yo debuté con el maestro Juan José Calatayud, que en paz descanse, en el teatro que tenía Patricia Reyes Spíndola, que se llamaba Foro Stanistablas, ahí me escucharon cantar Carmen Salinas y mi hermano Chato, que en paz descanse, y se quedaron mudos y dijeron: “Vamos a hacerle el disco a la Payín”. 
Yo tenía un año de estar en Aventurera, lo mismo que de cantante de jazz, salida del closet porque nada mas cantaba en las fiestas y con el disco atrás, un año. 

De niña gané concursos de canto, hice cosas musicales, pero así ya lanzarme con músicos y todo, fue hasta el 99, al 2000 empezamos a hacer este disco y salió en el 2001 porque se hizo con todo, big band, músicos mexicanos, todo es acústico, entonces lo hicimos poco a poco con todo el amor, me fui a París a hacer las fotos y se va a reeditar y quiero hacer unos temas en español.
Y ya viene el segundo cd pero en tienda virtual para Polak Records que es donde estuve en mi último espectáculo que se llamó Derivas.

¿Cómo ves el panorama nacional del jazz, particularmente en el género femenino?
Buenísimas todas: Iraida, Paty Carreón, Yekina, Verónica Ituarte. Hay una generación que están Margie Bermejo, Verónica, Yekina, la Carreón, hay otras más jóvenes como Iraida Noriega, Elizabeth Meza, Magos Herrera, en fin, muy buenas intérpretes la verdad, creo que se hace muy buen jazz en México, quizás falten lugares, falte promoción pero pienso que el agua va abriéndose su propio cauce y ahí va. 


Ahorita hay un lugar que está apoyándonos mucho que se llama D'Polak Forum, donde estuve todo el año pasado y donde hay una programación de miércoles a domingo, padrísima. Hay jóvenes que ya no conozco. Yo escucho mucho radio, Horizonte en el IMER, y Radio Educación, también escucho Radio UNAM, el programa de Roberto Aymes, escucho también mucho a Germán Palomares, hay varios especialistas, a Alain Derbez en Radio Educación, y son muy informativos y son un foro muy padre. Yo te voy a ser sincera, estoy retomando esto, porque Aventurera me llevó mucho tiempo, bendito sea Dios, temporadas y giras durante 10 años, sale este disco y al mes Aventurera, entonces me dejo muy poco tiempo para cantar…

…pariste cuates…
…parí cuates. Uno creció y creció y el otro ahí está, se quedó en la incubadora pero sigue vivo, sigue vivo y yo me inventaba que en el café cultural y con un saxofón, y ahora con un piano y luego con un cuarteto, cada vez que podía lo hacía. Me he mantenido entrenándome con couch y todo. 
A las cantantes no nos gustan las pistas, obviamente, aunque sea un solo piano, pero fíjate que en el marco de FICA estuvo muy bien, porque, para llenar el Pool Party, un piano está bien para un lugar más íntimo, no para un espacio así, al aire libre. 

Una de presencia artísticas que cautivó a los asistentes a la 8ava edición del Festival Internacional de Cine de Acapulco, fue la de Payín Cejudo, quien, gracias a su presencia, talento y personalidad logró convencer al público asistente a las proyecciones de las Pool Party con su calidad vocal, al protagonizar un par de veladas en la que el jazz y su amor por el cine jugaron un papel principal.
¿Cómo te sentiste, en las presentaciones del concepto Pool Party?

En la primera presentación, que fue al cierre de las funciones, muy complicado, ya quedaba muy poca gente y estaban muy preocupados por mi, muy compungidos por el poco público que se quedó, yo comprendí perfectamente que era la circunstancia. Mi compromiso era cantar y cante, me sentí muy bien, le cante al mar, le cante al señor Sotomayor y, por supuesto, al publico, en el entendido, con la claridad, del porque no se había quedado la gente. En recompensa, el señor Sotomayor me invito a una segunda fecha, para abrir las funciones, y ahí si fue un éxito absoluto, la gente respondió muy bien, se entrego y yo feliz. Cante tres canciones, las tres temas de cine, pero, afortunadamente hice dos ancores a solicitud del publico. Y déjame te cuento que en la primer presentación, que no se quedo tanta gente, porque, además ni siquiera estaba anunciada, mucha gente me comento que me escuchó desde sus cuartos y salieron al balcón a oír, Rosalía Valdés, Nubia Martí, Mauricio Ochman, o sea que tuve publico cautivo desde sus cuartos  y todos con unos comentarios, vendido sea Dios, muy favorables.


Cambiando de tema ¿sigues en Aventurera?

Si, sigo en Aventurera, 15 años representando a la mamá de la aventurera. Yo soy la que, al inicio de la obra, engaño a mi marido y me voy con el tipo, mi marido se suicida y entonces la niña cae en manos de Lucio el Guapo, el malvado y se la llevan con Rosaura al Kumbala. Aparezco después, que está en el guión original de la película de Don Álvaro Custodio, y le pido perdón a mi hija y mi hija no me lo da. Esa es mi participación, pero, sin ese personaje no hay historia.
Tú eres la culpable de todo, si no fuera por tu irresponsabilidad y liviandad, no habría aventurera.
Exactamente, entonces ha sido muy satisfactorio porque he tenido 10 hijas aventureras, y cada actriz es una reinterpretación y es una puesta en escena nueva de Enrique Pineda, ahorita es Ninel mi hija y esperamos tener mas.

Entre los planes de la actriz y cantante pata este neo año, destaca el montaje de un proyecto de teatro cabaret en el que rendirá tributo a Woddy Allen, emblemática figura del cine y del jazz a quién admira, el cual espera tener listo en los primeros meses de 2013 para empezar una temporada en la capital, y en el interior del país.

La idea general es la de crear una mayor cercanía entre el público y el jazz, además de demostrar el por qué Payín se ha colocado como una de las figuras centrales del jazz nacional, teniendo como herramienta un show en el que una voz sensual y apasionada, se suma a la fuerza de este género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario