Translate

lunes, 25 de marzo de 2013

Entrevista.Luis Valdez, dirige su obra Zoot Suit.


Batalla que hemos tenido a través de generaciones de establecer nuestro lugar, nuestra posición, nuestra dignidad en Estados Unidos.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

Zoot suit, obra musical de Luis Valdez, inspirada en el juicio del homicidio perpetrado en la persona de José Díaz, conocido como El juicio de asesinato de Sleepy Lagoon en 1942, y el enfrentamiento entre jóvenes “pachucos” y policías estadounidenses en 1943, retoma estos dramáticos acontecimientos como símbolo de la intolerancia racial sufrida por los mexicanos en Los Ángeles, California durante los años cuarenta. 

La obra, en la que se basó su autor para la realización de la película del mismo nombre en 1981, forma parte del repertorio de la Compañía Nacional de Teatro, recrea el clima político y social de aquella época, la indumentaria distintiva de los jóvenes entre los 16 y los 20 años de edad basada en el traje del pachuco o zoot suit, el caló característico de este grupo representativo y el espíritu de una comunidad lastimada que fortalece su identidad hacia una nueva condición en el continente.
Estrenada en el 2010 en el teatro Juan Ruiz de Alarcón, de la UNAM, en aquella ocasión su autor asistió a nuestro país a ocuparse del montaje original, que ahora retoma el director residente, Octavio Michel. Hace tres años, con motivo de su estreno en México, platicamos con el maestro Valdez y esta es la conversación, que, por supuesto, no ha perdido vigencia.




¿Zoot Suit surge a partir de su trabajo al frente de su compañía Teatro campesino? 

Muchos de los estilos de Zoot Suit si están basados en el trabajo con el teatro campesino, es decir, a nosotros nos gusta trabajar en escenario vacío, no utilizamos muchos muebles ni paredes, realmente nos basamos mucho en el trabajo corporal del actor, en lo simbólico, utilizamos mucha música, ahora con el teatro en su mayoría son conjuntos, guitarrita y otros instrumentos, acordeón de vez en cuando. En el caso de Zoot Suit fue necesario tener orquesta, realmente por eso la música es grabada, porque nos da la oportunidad de tener mas calidad y también de integrar la música de un modo más completo a la acción dramática que está pasando en la escena. Pero toda esa coordinación de movimientos y música se da mucho en el trabajo del teatro campesino.

También el personaje del pachuco, el vato loco, lo desarrollamos en el trabajo del teatro campesino, porque estábamos reflejando la realidad de nuestro pueblo en los barrios.

Lo que menciona del trabajo corporal nada lo puede ejemplificar mejor que el pachuco de Zoot Suit, trabajo que requiere, sin duda, de un gran adiestramiento para poder lograrlo.

Realmente la historia del pachuco se basa, yo creo, en un modo de ser, y ese modo de ser incluía un modo de pararse, de cómo andar, así es que el ritmo de la música se convierte en un modo de andar en la calle o de estar en la esquina, verdad, y ese sentido entonces, se traslade en el estilo del pachuco en mi obra, el mero, mero pachuco, el narrador de todo, el maestro de ceremonias, pero también los otros personajes y en mi trabajo con los actores de la Compañía Nacional de Teatro fue necesario, entonces, darles taller del modo de andar, del estilo del pachuco del modo chicano.
Hasta de portar el “tachuche”, es decir, el zoot suit.


Sabes que cuando te pones un traje, uno de esos zoot suits, un “tacuche”, como, en efecto, ellos le decían te cambia la personalidad realmente, no importa cual sea la persona, sea hombre o mujer, no le hace, es que la ropa propia tiene un espíritu muy importante, es un traje propio pero un traje con ciertas líneas que creo que hace que todos los cuerpos se vean mejor, te da más presencia, más dignidad, te da más estilo y por eso, yo creo, fue tan popular el zoot suit, porque todos se sentían bien padres utilizando ese “tacuche”.

Zoot Suit surge como obra, despierta gran resonancia en algunos estados de los Estados Unidos hasta llegar a Broadway y de ahí da el brinco a Hollywood y usted siempre llevo de la mano a su creación. Nos podría platicar este proceso, y como a casi 30 años de la película, ignoro si se presenta en teatro actualmente en otros lugares del mundo, la obra, lamentablemente, tiene una vigencia que parece que la hubiese escrita hace un mes.

La obra se refiere a una situación que sigue aún corriente en los Estados Unidos que es el racismo y la batalla que hemos tenido a través de generaciones de establecer nuestro lugar, nuestra posición, nuestra dignidad en los Estados Unidos. 



Hasta eso, yo creo que el hecho de vestirse en zoot suit de los jóvenes pachucos en los 40, como un hecho de tratar de dignificarse, a la vez de decir que somos gente de la ciudad, nos estamos vistiendo ahora con estilo, nos deben de respetar, pero no fue el caso realmente, el resultado fue completamente lo opuesto, hubo gente que odiaron al pachuco y le temían mucho, lo veían como algo peligroso, como un criminal, por eso entonces trataron de romperles los zoot suits  a los pachucos en las calles de los Ángeles en 43. Pero yo creo que todo ese fenómeno del zoot suit tiene que ver con toda la evolución de los Estados Unidos porque no solo fue un fenómeno entre los chicanos, fue un fenómeno entre los jóvenes afroamericanos, los judíos, los irlandeses, representaba realmente una fusión de culturas, ya era otra condición la que se estaba dando en los Estados Unidos por la presencia de tantas razas y tantas minorías en las ciudades ya había otra cosa que se estaba formando: otra conciencia, otra representación de lo que era Estados Unidos, por eso yo creo que el zoot suit era un anuncio de todo lo que venía, del futuro. 

Carlos Monsivais al describirlo, dijo que Tin Tan fue el primer mexicano del siglo XXI en ese sentido, porque el zoot suit y toda esa apariencia del pachuco realmente se refiere al futuro, que todavía está por llegar, es decir, que todas esas razas del mundo se van a juntar y van a mezclar, intercambiar ideas, estilos y lo que surgirá, tal vez, al final, va a ser algo muy parecido al zoot suit, al estilo de los pachuchos, que es una fusión de música, de estilos, de hablar, verdad. El caló se compone de muchas palabras de diferentes idiomas y en el caso del chicano usa el spanglish, palabras que empezaron en ingles o en español y se convierten en otro lenguaje, es una invención nueva, una creación, así es que por eso se puede decir que el zoot suit y el caso de Sleepy Lagoon que yo trato en la obra refleja el racismo del tiempo, y ese racismo todavía es corriente. El espectáculo surge a partir de un texto que le dan sobre el caso Sleepy Lagoon, ¿Cómo se va desarrollando hasta llegar a Zoot Suit?

En 1968 me dieron un folleto redactado por un escritor guionista en Hollywood, Guy Endore en 1944, el lo escribió en apoyo al caso de los muchachos de Sleepy Lagoon, ya estaban en prisión y se preparó este folleto para, un panfleto, era para venderlos a gente que estaba en apoyo del caso, para reunir fondos, pero como era escritor de Hollywood tenía una manera muy dramática, sabia como escribir las cosas, contar una historia y además el panfleto llevaba fotos de los muchachos y esto, cuando yo lo vi en el 68 lo encontré como un tesoro. Lo abrí y comencé a leerlo, ya sabía del caso a través de los libros pero nunca había tenido una evidencia, un testimonio una cosa actual que estuviera relacionada con el caso y aquí estaban los retratos de los muchachos de Henry Leyva y toso los pachuchos de la 38, Alice Greenfeld allí también y George y me interesó muchísimo. Pensé inmediatamente que esto sería maravilloso material para una obra completa de larga duración en el teatro, de tres, cuatro actos, pero la cosa es que era 1968, estábamos en medio de la guerra en Vietnam, todavía estábamos peleando la causa de los campesinos, era imposible reservar el tiempo para sentarme a escribir una obra larga, sabía que iba a tomar su tiempo, así es que puse este panfleto a un lado, lo reserve, lo guardé y dije “algún día voy a regresar a esto”. No sabía entonces que iba a durar casi 10 años, nueve años después realmente, cuando me llamaron a una junta a Los Ángeles con el Music Center, la compañía de teatro Mark Taper Forum, se llamaba, ellos estaban a punto de comenzar una nueva serie de obras en torno a la historia de Los Ángeles, mi compañía ya se había presentado en este teatro, así es que conocían mi trabajo y por eso me invitaron a escribir una obra y acepté la oferta, y los dos, el director artístico del grupo Gordon Davidson y yo nos sentamos a platicar e inmediatamente comenzamos a hablar de los pachuchos. Pensé en el panfleto y le dije, y el luego, luego dijo: sigue esta línea y a ver que desarrollas y ahí empecé a pensar ¿Cómo lo voy a llamar? Salió la palabra Zoot Suit y de ahí comenzamos a crear la obra.



Ese es el caso, está basado en un hecho verídico y de otro escritor, de Hollywood. Se parte de un hecho real, pero se van entretejiendo ciertos aderezos, por decirlo de alguna manera de cosas ficticias…
… hay ficción y datos verídicos, el caso fue real, pero como se presenta la historia, puede ser fascinante, no lo niego, pero también puede ser aburrido consciente de que hay mucho detalle. ¿Cómo es que llega uno a un pueblo, a una gran audiencia de alguna manera y mantiene la concentración que necesita para entender el caso? Yo por mi parte, como dramaturgo siempre he sido político, desde mis comienzos, soy dramaturgo político y me interesa que la gente se eduque, a la vez que se entretiene, en ese sentido soy brethctiano, basado en el trabajo de Brecht, que me influyo mucho en mi trabajo, yo lo estudie, me gustó mucho su trabajo, como chicano me gustó su modo de montar obras en el teatro sin perder la idea de que estamos en el teatro, no entró en la ilusión de la realidad, no trataba de engañar al publico de que están viendo una cosa real, al contrario, admitía casi en cada escena que estaban haciendo teatro. Así que es el estilo que seguí para Zoot Suit, se me hizo muy importante mantener el espíritu no solo de la cultura, sino del caso político y de poder compartir eso con el publico de una manera que incluso entretenía, a la vez que también los educaba y mi intento era de educar, no solo a la gente que no sabia del caso, los anglosajones se puede decir, de la injusticia de este caso, pero también a gente del teatro que ya se les había olvidado quienes fueron los pachucos, o tal vez nunca entendieron quienes fueron los pachucos y por esta razón se hizo en este estilo.

Después de que Zoot Suit recorre escenarios de Los Ángeles o Broadway, ¿cómo llega a Hollywood la película que, en efecto, tiene mucho de teatral y mucho de brechtiano? 

Tenía muchas ideas para convertir Zoot Suit en una película, en Nueva York me habían ofrecido medio millón de dólares por los derechos, realmente mucho dinero para un hijo de campesinos, fíjate estando en Nueva York, pero lo que ellos querían, lo que los productores querían era comprarme los derechos de la obra, el nombre de la obra y yo les dije ¿quién la va a escribir, quien la va a dirigir? Bueno, dijeron, vamos a tener otras gentes que lo hagan, ¿y yo, por qué no yo?, yo puedo también escribir un guión para una película, me dijeron, no, realmente no queremos que te metas. Te vamos a dar una chance, una versión, tu puedes hacer el primer tratamiento, pero más adelante entran otros, y les dije ¿y la dirección? Dijeron, no la dirección no porque tú no eres director de cine, Les dije saben que, mejor no, mejor no les doy los derechos, no se los vendo, mejor yo me los reservo, yo quiero hacer lo que yo quiero hacer con mi obra. 



Así es que no los vendí y me fui a otros a productores y a otros estudios en Hollywood a ver si ellos compraban mi concepto. Yo escribí un tratamiento, con eso vende uno una idea, habla con los directores, con los productores, ellos leen y se dan cuenta de que se trata. Yo tenía un concepto muy imaginativo y yo veía al Pachuco arriba de los rascacielos en Los Ángeles de aquel tiempo, casi como Batman, antes de que se hiciera Batman en estos tiempos, era como una figura mágica que podía volar por el viento y todo, y llegaba y aparecía y me dijeron: tú te has imaginado una película de 20 millones de dólares y no te podemos dar tanto dinero. Me rechazaron por todos lados, el presidente de los estudios Universal, había visto la obra en el teatro, ahí en Los Ángeles y me invitó a una junta, en su oficina y me dijo: ¿qué quieres hacer? Yo le dije pues quiero hacer una película. El me dijo, no, 20 millones son mucho, pero te voy a dar una oportunidad de que tú me hagas otro tratamiento, más apegado a lo que pusiste en escena en el teatro. Eso sería mucho más fácil, le dije y finalmente empecé a trabajar este concepto. No me dio ni tanto dinero, nada más un millón y poquito, como eran los Estudios Universal no era mucho, ya solían gastar como 20, 30, 40 millones en el 80, 81 para cada película, o sea que era muy poquito lo que me estaban dando. Además me dieron 13 días para filmar Zoot Suit, ahora, lo que si me dio fue la libertad de creación, dijo: no me voy a meter tú has lo que tienes que hacer, pero tienes que meterlo en este tiempo y con estos fondos. 

Se hizo con plena libertad, es el caso más importante, pude utilizar a la gente que yo tenía en la obra, mi hermano, Daniel Valdez, Edy Olmos se hizo estrella a raíz de su aparición en esta película y otros también. Si ves las caras de los actores en Zoot Suit, la película, vas a ver las caras de los que realmente han destacado como latinos en el cine en Hollywood en estos últimos 30 años, Lupe Ontiveros y varios otros.

Y la cosa es que logramos filmar una película que no es ni teatro, ni cine, es una combinación de los dos, yo creo que eso le da mucha frescura, a veces las limitantes son un avance, una oportunidad, una ventaja para llegar a otro punto de creación muy importante. Por eso, yo creo, también se mantiene la frescura de la obra, porque no está bloqueada, ni en cemento, no está apegada a ningún periodo, si me hubieran dado 20 millones yo creo que ya parecería repugnante la película, pero como no se me dio, entonces se me dio la libertad de crear lo necesario.

Seguramente un pachuco volando por los rascacielos de Los Ángeles ya se vería ahora anticuado después de toda la evolución tecnológica. La película se vuelve un suceso y es un éxito de público y de taquilla, yo creo que en el mundo entero.



Se gano premios, estuvo en Londres, estuvo en Rusia, de donde tres cineastas chicanos que fueron al festival Moscova me trajeron el premio que se gano, un tambor ruso, me lo trajeron a través de las nevadas que se dan por allá porque yo no pude estar.

Maestro, un poco después del estreno en cine una emprendedora empresaria teatral mexicana que siempre impulsó mucho un teatro juvenil, que estaba absolutamente abandonado en México tuvo tratos con usted para traer la obra a México, ¿Qué fue lo que pasó?

Si, fue antes del 85 por supuesto. Andábamos con ese deseo de venir a México y lanzar la versión en español, la versión mexicana porque creía que tan vez iba a tener un alcance aquí en el D. F. y en toda la república realmente y que bien que Julissa quiso experimentar con esa posibilidad de hablar, de discutir, me mando los modos para venir, yo vine con mi esposa y nos juntamos con ella, tuvimos varias discusiones, me gustó mucho su entusiasmo, su interés. Vi su teatro nuevo que tenía, donde estaban montando Vaselina, y otras obras José el soñador, me gustaron mucho todas las presentaciones. Lo que paso, son diferentes cosas una fue el terremoto del 85 que destruyó su teatro, personalmente también hubieron otras cosas, comencé a escribir y finalmente a dirigir mi siguiente película largometraje La bamba y eso me ocupo dos años, y una cosa después de otra y lo que pasa es que las cosas se desvían. Sin embargo la intención fue muy importante, yo creo que fue como una semilla que se sembró que realmente vino a brotar esto que es el montaje que hicimos aquí en la Compañía Nacional de Teatro y de algún modo u otro se hizo, habían otras gentes aquí en México, interesadas en los 90 en tratar de ayudar a que se montara Zoot Suit en México. Todos estos esfuerzos son muy importantes, yo los considero como parte del mismo esfuerzo y continuación del proceso y por eso estoy muy agradecido por el interés que tuvieron varias gentes aquí en México, la primera, y de las más entusiastas, Julissa.

Después de esta larga espera para subir a escenarios mexicanos, ¿Cómo se sintió con esta producción mexicana, avalada por dos de las principales instituciones en material cultural en nuestro país, como son CONACULTA y la UNAM?

Me siento honrado y privilegiado de tener este apoyo oficial, para mi es netamente importante que ese apoyo sea muy oficial porque soy chicano, emocionalmente he sido un huérfano, toda mi vida he estado en los Estados Unidos, rechazado por el país en donde yo nací, tenía mi cultura mexicana, tenía mi cariño hacia la bandera mexicana, pero siempre he sabido que no soy mexicano, no soy anglo mexicano, mexicano en cultura, mexicano en sangre, en herencia, pero realmente, políticamente no, soy cualquier extranjero aquí, cualquier extranjero. 

Ahora de estar aquí como un invitado oficial y apoyado por los órganos importantes puestos por el Gobierno Mexicano para mi es llegar a mi punto de origen y de poder lanzar mi obra aquí en México que ahora en español se me hace que le pertenece mucho, le pertenece tanto al teatro mexicano como al teatro norteamericano, es la misma cosa y por ese lado es como un puente a través de esa frontera fastidiosa, una separación de dos pueblos que realmente están apegados por la geografía, se puede decir, es lo más natural. Yo creo que los Estados Unidos no tiene mejor amigo en América que México, sin embargo no se reconoce. Y por ese lado de poder venir como artista a trabajar aquí a México con mis colegas, mis hermanos mexicanos es un gran privilegio y yo creo que la calidad que se pudo llegar con la Compañía Nacional, porque es una compañía completamente profesional, aquí se entrenan y trabajan todo el año, es un privilegio en el teatro, una cosa muy rara, eso se lo dije al maestro Luis de Tavira, que lo que él tiene aquí, esta operación que tiene aquí es muy rara y muy única en el mundo, yo he estado por todo el mundo, conozco el teatro mundial y no todos los países le ofrecen esta oportunidad a sus actores, sin embargo es muy importante que una nación tenga un teatro nacional, yo creo que la cultura y la grandeza inglesa, por ejemplo en toda la tradición que lanzó Shakespeare con la reina Elizabeth en aquel tiempo y sigue con una mayor influencia por todo el mundo. Lo mismo los japoneses con su teatro kabuki y su teatro noh aunque ya es una cosa anticuada, se puede decir un tesoro de su pasado, sin embargo ellos todavía captan la historia de ese pueblo y es una semilla del orgullo que ellos tienen y mantienen de ellos mismos. 

Así también una compañía que realmente se dedica al espíritu de una nación, es esencial en el proceso político y por esa razón aplaudo este esfuerzo, y además, sobre todo me siento muy complacido por el hecho de que me han abrazado, me han aceptado y me han ayudado y permitido la oportunidad de montar mi obra aquí en México.

¿La oba se estrenó en terrenos universitarios, qué le significa esto?
Para mí la UNAM, es una de las grandes instituciones mundiales, recuerdo mi primera recorrida por ese campo universitario en 1963, cuando no conocía a nadie, llegué y ahí anduve todo el día viendo caras que se me hacían muy familiares porque yo también había estado en la universidad, pero no conocía a nadie en la UNAM, sin embargo me sentí en casa y ahora, después de estar ahí, ahí se estrenó mi obra, en el Teatro Juan Ruíz de Alarcón, es un elogio para mi, un gran regocijo poder hacerlo, yo creo que, ojala, que mano en mano, así la UNAM y los chicanos que están por venir también se sientan que estamos trabajando en la misma realidad, la misma enseñanza, combatiendo la ignorancia que nos separa.


Yo creo que la adaptación, lo creo, y probablemente sea una apreciación totalmente errada, no fue difícil de trasladar al español mexicano.

No fue difícil traducirla porque mucho de la realidad ya existe en español, lo que si fue el reto de hallar el modo de la expresión, el modo específico de decir una cosa en caló, que se entienda aquí en el D. F. pero que refleje la vida de los pachuchos en Los Ángeles, yo creo que tenemos muchas palabras en común y tenemos otras que no se conocen en ambos lados, sin embargo con el proceso orgánico de trabajar día tras día en el texto pudimos, hallar las expresiones que corresponden a la realidad y por otro lado, también de meter cosas que tal vez el público no conoce, lo está aprendiendo cuando lo oye en el teatro, así ha sido mi trabajo como dramaturgo bilingüe de educar ambos lados a los mexicanos que no saben inglés o los anglos que no saben español de que se entienda, que hay palabras que se pueden aprender y así enriquece, el lenguaje, el idioma de ambos lados. Es un proceso que me gusta mucho porque a mí me encantan las palabras, hay muy pocos dramaturgos a quien no les gusten las palabras, el lenguaje, y por eso lo que hacemos en el fondo es literatura, es una forma de literatura. Hace unos años montamos Zoot Suit como programa de radio y que me di cuenta, en inglés, verdad, pero en español sería la misma cosa, que también funciona como programa de radio, es que es una historia narrada y a mí me cae como sorpresa que los programas de radio que yo escuche de niño fueron también como semillas de esta obra. Antes de la televisión teníamos puro radio y con eso nos entreteníamos, ese espíritu también se convirtió en parte del estilo de Zoot Suit.

¿Sigue vigente y en activo el teatro campesino?

El Teatro Campesino sigue vigente y en activo en la tercera generación, mis hijos los que son los directores y los funcionarios de la compañía, mi hijo Kilan es el director artístico, el determina lo que vamos a hacer todos los años, su hermano mayor Anahuac es el director técnico y gerente de la compañía, es cineasta, es camarógrafo y el menor, también es director y dramaturgo. Estamos trabajando mucho con los campesinos, nos está llegando gente del sur de México, llega gente de Oaxaca, por ejemplo que no habla ni español ni inglés, hablan mixteco o hablan trique y uno se tiene que comunicar de algún modo, ahí llega entonces el teatro a hablar con ellos, a presentar cosas y tratar de comunicarse con los niños. Además también hay mucha gente a través de todo el sureste y toda la nación que nosotros vamos a visitar y se presenta el teatro campesino. Nos llamamos el teatro campesino porque esa es nuestra base, nuestra raíz, pero sobre todo estamos trabajando todo el horizonte, en las ciudades igual que el campo, así es que somos una compañía muy movible hasta la fecha y todavía creciente, tenemos muchos jóvenes y tenemos propiedad en California, donde estamos desarrollando nuestra facilidad.



El teatro es de todos. ¡Asista!

Zoot Suit, de Luis Valdez
Dirección original Luis Valdez
Director residente Octavio Michel
Coreografía Antonio Salinas
Escenografía Sergio Villegas
Iluminación Matías Gorlero
Vestuario Jerildy Bosch y Mayra Juárez
Con: Enrique Arreola, Everardo Arzate, Marco Antonio García, Teresa Rábago, Ana Isabel Esqueira, Jerónimo Best, Andres Weiss, Yulleni Pérez Vertti, Ana Ligia García, Álvaro Zúñiga, David Calderón, Blanca Loaria,  Abril Mayett, Juan Carlos Remolina, Óscar Narváez, Héctor Holten, Carmen Mastache, Gabriela Núñez, Rocío Leal, Esteban Soberanes, Misha Arias de la Cantolla y Constantino Morán. 
Actores y bailarines invitados: Luis Manyanga, Adrián Aguirre, Lol-Beh Hernández Rodríguez,  Giovanna Jáuregui y Fabiola García.
Teatro Jiménez Rueda
Avenida de la República 54 Colonia Tabacalera (entre el monumento a la Revolución y Reforma)
Funciones hasta el 21 de abril
Jueves, viernes y sábados 19:00 horas, domingos 18:00 horas
Entrada general: $150.00
50% de descuento con credencial de maestro, estudiantes e INAPAM vigente
75% de descuento a trabajadores del INBA
Gente de Teatro $45.00
Jueves al teatro $30.00
Viernes en bicicleta $45.00
Informes: HYPERLINK "mailto:publicos.cnteatro@inba.gob.mx"publicos.cnteatro@inba.gob.mx




2 comentarios:

  1. Me dijeron unos amigos judios de mexico que ellos por mas que sean judios, y viajen a israel, siempre, pero siempre se vuelven a mexico por que ahi tienen su corazoncito!

    ResponderEliminar
  2. Buenos días
    Me permito ponerme en contacto con ustedes. Soy francesa pero mexicana de orígenes. Le escribo para que nos ayuden a propósito de trajes Zoot Suit que necesitamos. Nos gustaría saber si ustedes conocen una tienda donde se pueden comprar estos trajes Zoot Suit, o si conocen una señora que nos podría cocer estos trajes.Me pueden contactar Mail masterchillhoutproduction@live.fr Muchísima gracias para su ayuda.

    ResponderEliminar