Translate

jueves, 21 de marzo de 2013

MENDOZA, a partir de MACBETH, de Antonio Zúñiga y Juan Carrillo.


Nadie escapa a su destino.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

Tragedia en cinco actos, en verso y prosa, Macbeth, de William Shakespeare fue escrita probablemente entre 1605 y 1606, estrenada en 1606 e impresa en 1623. La fuente de la obra es la Crónica de Holinshed, que para los sucesos de Escocia se basa en la versión inglesa que hizo John Bellenden de las Scotorum Historiae (1527) de Héctor Bocce.

Macbeth fue Rey de Escocia, gobernó en el siglo XI, y murió en 1057.

Primo del Rey Duncan VII, Macbeth, Señor de Glamis, se destacó por su bravura en una batalla contra Macnaldo, Rey de las Islas, y posteriormente hizo una gran matanza contra los daneses, que habían invadido el reino, estos sucesos le conquistaron el favor popular.



Según las Crónicas de Holinshed, Macbeth viajaba con su amigo Banquo Señor de Loquabir, de regreso de la batalla contra los noruegos, al cruzar un erial, vio tres viejas con aspecto sobrenatural, que lo saludaron llamándolo: Señor de Glamis, Señor de Cawdor y Rey de Escocia.

Terminando el diálogo con las mujeres, una vez que éstas les profetizaron a ambos, que serían, uno Rey y, el otro, padre de Reyes respectivamente, siguieron hacia la corte del Rey Duncan, a donde se dirigían. Una vez que Macbeth y Banquo llegaron al castillo del Rey Duncan, se enteraron de que el Señor de Cawdor había sido depuesto, acusado de traición, por lo que Macbeth, fue designado por el Rey para ocupar su lugar como favor a su bravura y fidelidad en la batalla.



Al cumplirse tan rápidamente la profecía, Macbeth dio crédito al vaticinio de las brujas.
Macbeth se reúne con su esposa, Lady Macbeth, tan ambiciosa y sanguinaria como él. Y juntos traman el asesinato de Duncan, que se dirige al castillo de Invernesse, donde es asesinado por Macbeth, con la ayuda de su esposa. Macbeth se hizo coronar Rey de Escocia en el año 1040.


Gobernó en forma bastante moderada y justa durante diez años, pero acosado por las turbulencias, cargos, remordimientos de conciencia que le provocaban los hijos de Duncan que habían escapado a su persecución, ordena asesinar a su amigo Banquo y a su hijo. Busca con esto dejar sin efecto el augurio de las brujas que vaticinaron que Macbeth no tendría descendencia que continuara en el trono, y que los hijos de Banquo, serían reyes.

Además de Banquo, mandó  matar a otros señores confiscando sus bienes, y buscó la forma de matar a los hijos del Rey Duncan.


Se encerró en el castillo de Dunsiniana, convencido de que nadie podía matarlo por la profecía, que pronosticaba que Macbeth no sería derrotado por ningún hijo de mujer hasta que el bosque de Birman no avanzara hacia el castillo de Dunsiniana, donde Macbeth se había atrincherado.
Los soldados, cortaron gruesas ramas, para no ser vistos desde el castillo. De esta forma, los guardias dieron la voz de que “el bosque avanzaba hacia el castillo”, cumpliéndose de ésta forma la profecía que las brujas le hicieran a Macbeth.



La sorpresa confunde al usurpador, pero se sigue aferrando a la predicción, “ningún hijo nacido de mujer, podrá poner fin a su vida”.
Macbeth se había hecho odiar por su despotismo, y es abandonado por los señores, e inclusive por sus soldados.

Macduff, se traba en lucha con Macbeth, quien vuelve a afirmar que, ningún hijo de mujer puede matarlo. Es entonces, cuando Macduff, revela que no es nacido de mujer, sino que fue sacado del vientre de su madre muerta. O sea que fue extraído del cadáver de una mujer.
Este hecho, termina de desmoralizar a Macbeth, y Macduff da muerte al asesino del Rey de Escocia, cual oráculo griego, nadie escapa a su destino.

Macbeth es una tragedia acerca de la traición y la ambición desmedida. Ambición y traición, temas estrechamente relacionados. Macbeth puede verse como una advertencia acerca de los peligros que entraña la ambición, rasgo principal del carácter del protagonista y su esposa, Lady Macbeth, y la causa de su ruina. 

En escenarios mexicanos la obra ha tenido presencia con cierta regularidad, Luis Mario Moncada en su biblia teatral: Así pasan, registra:

El 12 de agosto de 1954, 22 años después de haber estrenado una primera versión con el Teatro de Orientación, Celestino Gorostiza dirige nuevamente la tragedia de Macbeth de Shakespeare, con escenografía de Julio Prieto y las actuaciones de Isabela Corona e Ignacio López Tarso en el Palacio de Bellas Artes.



El 25 de marzo de 1967 sube a escena una versión más de la obra dirigida por José Solé que tiene como principales intérpretes a José Gálvez, Ofelia Guilmáin y María Idalia en el Teatro Xola.

Los señores de la noche, escrita y dirigida por José Luis Cruz, basado en Macbeth se estrenó el 24 de septiembre de 1992 en el teatro El Galeón con Sergio de Bustamante y Lilia Aragón entre otros.
El 17 de junio de 1993 Teatro en Vecindades estrena Quítate tu pa ponerme yo paráfrasis del Macbeth shakesperiano escrita y dirigida por Roberto Javier Hernández, “el pelón”, excelente propuesta escénica en la que Macbeth es el rey de los fayuqueros de Tepito, se representó en el Museo de Culturas Populares de Coyoacán.

En julio de 2002, Jesusa Rodríguez dirigió una fallida versión de la tragedia isabelina en el Teatro Julio Castillo con Arturo Ríos y Clarissa Malheiros al frente de un numeroso elenco 
Hace un par de años, en el Circulo Teatral una original adaptación de la obra, redujo, de manera satisfactoria todos personajes a solo cuatro, que condensan a todos ellos. Víctor Carpinteiro (Macbeth), Ángeles Marín (Lady Macbeth), Rafael Cortés (Macduff) y Claudia Frías (Bruja) son los actores que protagonizaron esta versión a cargo de Fernando Castaños, bajo la dirección de Marta Luna. 

Tras meses de análisis y de comprensión con Marta Luna se realizó este proyecto en el que algunos personajes como los nobles y las brujas quedaron destinados a un sólo intérprete, para resumir así el elenco. 

El mismo año, 2011, en el Teatro La Capilla se presentó una original propuesta unipersonal del Macbeth, de Shakespeare, adaptado por Ricardo Esquerra y Alberto Lomnitz, con dirección de este último e interpretado por Ricardo Esquerra. 


A estos, se suma el extraordinario experimento que llevaron a cabo en el 2012 Laura Almela y Daniel Giménez Cacho, en una versión absolutamente despojada de todo artificio, es decir, ausencia total de escenografía, vestuario, utilería, etc, para dejar recaer en su totalidad la responsabilidad de la puesta en escena en la actuación, a cargo de estos dos espléndidos histriones, quienes asumieron la responsabilidad de la puesta en escena y de la interpretación de la totalidad de los personajes, fueran infantes, adultos, viejos, hombres o mujeres indistintamente, en una verdadera cátedra de actuación, en el teatro El Milagro.

La obra narra cómo Macbeth, en su alocada carrera contra la incertidumbre que supone el vivir, no solo se destruye a sí mismo y a cuanto le rodea, sino también la ilusión que impulsa a la humanidad a ponerse en pie cada día, negociando con dignidad con nuestra vida mortal.

Existen varias adaptaciones de la obra al cine:
Macbeth, dirigida por John Emerson en 1916.
Macbeth, dirigida por Orson Welles en 1948.
Macbeth, dirigida por Roman Polanski en 1971.
Macbeth, dirigida por Philip Casson en 1979.
Sangrador, dirigida por Leonardo Henríquez en 1999.
"Shakespeare Re-Told: Macbeth, BBC Tv serie (2005 con James McAvoy como Joe Macbeth)
Macbeth, dirigida por Geofrey Wright en 2006.

Y si Akira Kurosawa en 1957 traslada la tragedia shakesperiana al Japón medieval en Trono de sangre, Antonio Zúñiga y Juan Carrillo lo hacen al México Revolucionario convirtiendo al sanguinario usurpador Macbeth en Mendoza, tan cruel y traicionero como aquel.



El joven y talentoso Juan Carrillo dirige esta obra de siempre con una nueva mirada a la historia de este héroe convertido en villano que es Macbeth, y que pone en escena con mucha imaginación, rigor y compromiso.

La obra narra cómo Mendoza, en su alocada carrera contra la incertidumbre que supone el vivir, no solo se destruye a sí mismo y a cuanto le rodea, sino también la ilusión que impulsa a la humanidad a ponerse en pie cada día, negociando con dignidad con nuestra vida mortal.

A través de esta historia original de Shakespeare, la dupla Zúñiga - Carrillo, abre una ventana por la que los espectadores contemplan cómo operan los mecanismos del mal trasladándolos al campo mexicano de la primera década del siglo XX, es decir, en plena Revolución Mexicana.

Macbeth se traslada desde las lluviosas y verdes colinas Escocesas del siglo XI, hasta el violento campo revolucionario mexicano, con sus haciendas y sus inacabables traiciones. Esta historia sobre el ansia de poder, y la violencia, se traslada con elegancia a nuestro México revolucionario y gracias a ello vemos que, su lugar es el mundo; su tiempo el actual, como lo fue hace un siglo, o hace cuatro, al momento de ver la luz. 

Macbeth, constituye un estudio detallado, perspicaz y agudo de la ambición humana. La obra ofrece, con los personajes de Macbeth y su esposa Lady Macbeth, dos papeles llenos de fuerza, cuya interpretación se ha considerado muy atractiva para todos los grandes actores del mundo, y en Mendoza, cabe destacar la homogeneidad de sus actores, entre los que, inevitablemente resaltan quienes dan vida a Mendoza y a Rosario, la señora Mendoza: Marco Vidal y Mónica del Carmen, quien también encarna a la bruja y logran interpretaciones memorables, sin demeritar el intachable trabajo histriónico del resto del elenco: Eranderi Durán, Alfredo Monsivais / Roam León, Martín Becerra, Ulises Martínez / Fernando Banda, Leonardo Zamudio, Germán Villarreal, Carla Soto / Yadira Pérez, 9 actores en escena que dan vida a soldados, soldaderas, hacendados, tropa, militares de alto rango, criadas o gobernadores, que es el trono al que pretende llegar y llega el usurpador.
León Felipe, subraya: Macbeth es el asesino del sueño. Con sus decisiones, ha matado el mejor nutriente del cuerpo y el más preciado bálsamo de la mente. No dormirá más y su día se ha vuelto interminable. 

Carrillo logra imágenes sublimes en su puesta en escena, en donde hace alarde de imaginación y creatividad en absoluta complicidad con su cuadro actoral, quienes, también dominan el uso de la máscara, creación de Martín Becerra, y la muy eficaz iluminación de Mario Eduardo D’León. Para muestra un botón: la escena de la cena en donde se aparece el fantasma de Aguirre y en la que el público es convidado al fantasmal festejo; o cuando la bruja dice al sanguinario usurpador que no podrá sucumbir a manos de hombre nacido de mujer, y en donde la fiel compañera de la bruja, la gallina “canosa”, come su maíz en el torso del multiasesino; o bien, la escena de, claro, un héroe convertido en villano en tiempos de la revolución, tienen que ser pasado por las armas, Mendoza acaba abatido por las armas en un fusilamiento, en el que público se encarga de ejecutar al traidor. 
Mendoza, es una brillante e inteligente lectura del Macbeth, es un bella puesta en escena, por parte de la Compañía Los Colochos, en términos de interpretación, puesta en escena, y gusto, no de adaptar, sino de adoptar, de apropiarse un clásico que los años no logran envejecer, sino que refuerza la excelente capacidad de Shakespeare de retratar las pasiones humanas, dibujando al ser humano fuera de cualquier marco temporal, tal y como es, un retablo de sentimientos, y pasiones que nos dominan da igual la época, o el origen.

Cabe mencionar que esta obra forma parte de la temporada inaugural del nuevo espacio escénico Centro Cultural Carretera 45, en la colonia obrera, con la firme intensión de convertirse en un teatro de barrio, en la mejor acepción del término, y que ofrece múltiples alternativas escénicas, así como actividades académicas, se trata de un espacio versátil, en formato de teatro arena, con posibilidades de adaptarse a las propuestas y necesidades de sus creadores, cuyo director es el inquieto, talentoso y versátil Antonio Zúñiga.




El teatro es de todos. ¡Asista!

Imprescindible, NO SE LA PIERDA.

Mendoza. De: Juan Carrillo y Antonio Zúñiga, a partir de Macbeth, de William Shakespeare.
Dirección: Juan Carrillo. 
Actuación: Marco Vidal y Mónica del Carmen, Eranderi Durán, Alfredo Monsivais / Roam León, Martín Becerra, Ulises Martínez / Fernando Banda, Leonardo Zamudio, Germán Villarreal, Carla Soto / Yadira Pérez.
Centro Cultural Carretera 45 Teatro A. C. Juan Lucas Lassaga 122, Colonia Obrera, a espaldas del metro San Antonio Abad. 
Viernes 20:30, sábados 19 y domingos 18 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario