Translate

martes, 2 de abril de 2013

BAÑOS ROMA, Creación de Teatro Línea de Sombra. No cuenta una historia.


Texto y fotos: Salvador Perches Galván.

Teatro Línea de Sombra celebró este 23 de marzo dos décadas de trayectoria y de ofrecer un trabajo a la altura del teatro universal de vanguardia. El 23 de marzo de 1993 la compañía nació en Monterrey como un proyecto cultural y al año siguiente se trasladó a la Ciudad de México en donde a partir de un trabajo de laboratorio y la fusión del teatro físico y el teatro realista, Alicia Laguna y Jorge A. Vargas convocaron a creadores escénicos, pedagogos, investigadores y actores para crear la primera puesta en escena: Munich-Atenas de Lars Norén.

Actualmente, la compañía presenta, Baños Roma, una aproximación a un ex-campeón mundial de box, quien actualmente vive en Ciudad Juárez. Se trata de un relato escénico elaborado a través de múltiples miradas en cuyo centro está José Ángel Mantequilla Nápoles, su gimnasio y el edificio que lo contiene: Baños Roma. 



En el teatro el Milagro, que ha sido casa de la compañía en sus últimas puestas en escena; Amarillo (2009), La Forma que se Despliega (2010), Teatro Línea de Sombra decide poner a prueba esta última creación. 

Baños Roma se ubica sobre tres líneas de interés: a) un lugar histórico ubicado en Ciudad Juárez, b) un sitio geográfico localizado en los Baños Roma, c) un espacio temporal encarnado en la persona de José Ángel “Mantequilla” Nápoles. 

A su vez, el proyecto se dirige hacia tres puntos de trabajo: 1) la realización de una pieza escénica en continuo desarrollo, 2) la diversificación de un antiguo gimnasio, 3) así como la instrumentación de un programa permanente de multidisciplinario de producción artística. 
Baños Roma no cuenta una historia, son divagaciones alrededor del tema del boxeo, de un posible retrato del 'Mantequilla' de hoy y de la experiencia de sus creadores luego de la visita que hicieron a Ciudad Juárez.

La pieza experimental nació de una entrevista con el ex monarca de peso wélter (medio) de 72 años realizada hace tres, después de casi dos décadas de silencio en Ciudad Juárez, Chihuahua.
Dos momentos detonaron la investigación. Mantequilla, nacido el 13 de abril de 1940 en Cuba, tenía 20 años viviendo en Ciudad Juárez, una de las localidades más asoladas y violentadas, entrenando jóvenes en un gimnasio, y lo que él ex púgil declara: 'Yo ya no existo".



Vargas, director artístico de Teatro Línea de Sombra y un grupo de actores viajaron en septiembre pasado a la ciudad fronteriza con El Paso, Texas, y donde han sido asesinadas más de 11.130 personas en los últimos cinco años en la llamada lucha contra el narcotráfico, posterior a los miles de feminicidios que tan triste fama han dado a la ciudad.

En Ciudad Juárez se reveló el hombre que estaba aislado en su casa, su gimnasio abandonado, donde ya no daba clases porque los alumnos no llegaban y el lugar estaba en ruinas. La estadía en Juárez, permitió al grupo rescatar el gimnasio, pintarlo y remodelarlo con ayuda del fabricante de equipos deportivos Cleto Reyes, del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la comunidad de Ciudad Juárez que rodea a Nápoles.

Los creadores se vieron involucrados en un proyecto de intervención social, porque se propusieron convertir el gimnasio en un espacio deportivo y a la vez artístico y cultural al incluir talleres permanentes de teatro, música, literatura, proyectos de artistas interesados en generar piezas a partir de este sitio y un archivo de materiales de “Mantequilla”. 


Baños Roma es la mirada sobre un hombre que fue campeón, del 'Mantequilla' de hoy. No es un retrato sobre aquel boxeador de trascendencia mundial célebre, famoso, cuyas hazañas todos los aficionados conocen, sino el hombre que está en el crepúsculo de su vida, que busca la manera de dignificarse y de su amor a Juárez.

Nápoles conquistó el título wélter del Consejo Mundial de Boxeo y de la Asociación Mundial de Boxeo, al vencer a Curtis Cokes en 1969. Después de varias defensas y de pelear contra los mejores de su división. Disputó el cetro medio, inmortalizado nada menos que por el escritor argentino Julio Cortázar en La noche de Mantequilla, ante Carlos Monzón en París en 1974.

La fama de Nápoles, que desde 1962 mudó su residencia a México, lo llevó también al cine, donde actuó con "El Santo" en La venganza de la Llorona (1971).

Miembro del Salón de la Fama del Boxeo y con un brillante record de 81 victorias, con 54 nocauts, y siete derrotas, Nápoles recibió el sobrenombre de "Mantequilla" o "El Mantecas" por su estilo refinado de boxeo y la manera de esquivar los golpes de sus rivales.

Considerado uno de los mejores pesos wélters de la historia por el presidente del Consejo Mundial de Boxeo, el mexicano José Sulaimán, Nápoles “colgó los guantes” tras perder el cetro wélter ante John Stracey en 1975. Hoy camina lento, y vive con su esposa Bertha de las pensiones que le dan el CMB y la Fundación Telmex del empresario Carlos Slim.



Cuentan los creadores que cuando lo grabaron, Nápoles renació, su mirada se volvió de nuevo lúcida y sagaz como en sus mejores tiempos. Atrás de ese hombre hay una gran sabiduría y una condición extraordinaria que explica lo que fue: un parteaguas en el boxeo. 

Se intentó una especie de encuentro entre dos formas de tratamiento de la realidad a través de las dos tendencias fundamentales en esa época: “un teatro más basado en la idea de que el cuerpo del actor es la materia creativa y una especie de teatro naturalista con tintes realistas, de profundidades sicológicas”.

La formación de cuadros tuvo un papel fundamental desde los inicios de la compañía, de ahí que exista una planta artística estable que participa en varios de los proyectos entre los que destacan La mujer de Antes, La forma que se despliega, Mujeres soñaron caballos y Amarillo, con la que han realizado exitosas giras por Estados Unidos, Europa y recientemente, Finlandia.

“No hay nada más poderoso que la realidad, solo hay que colocarla en un contexto escénico”. Es el lema que actualmente rige a la compañía Teatro Línea de Sombra.

Sus últimos montajes son resultado de cierta fidelidad a líneas que han ido aprendiendo. Siempre presente el interés por la imagen y el teatro de la palabra y por otro lado, la posibilidad de involucrarse con los materiales de la realidad y llevarlos a la escena sin intermediarios.

Dado que cada vez menos parten de un texto ya hecho, o de la idea de trabajar para un teatro en específico, el espacio se vuelve un lugar fundamental… Han elegido no trabajar por conseguir un espacio teatral abierto al público sino un estudio; lo que quieren mantener vivo es el espacio de investigación, hacer procesos donde no tengan la obligación de manufacturar sino de pensar y repensar proyectos.



Con propuestas que van del teatro físico al performance y algunos guiños al teatro documental, Teatro Línea de Sombra, además de ser una compañía de espectáculos escénicos, es un proyecto pedagógico, así como de difusión e impulso a otros interlocutores nacionales e internacionales. 
Jorge A. Vargas asegura que cada vez le interesan menos las ficciones. Le interesa la realidad más que las formas poéticas que un artista pueda crear. Esa es la etapa en donde están ahora no son biogramas, no es teatro documental, sino formas que tienen de entrar en relación con la realidad y los contextos.

Hasta el momento, Teatro Línea de Sombra cuenta con más de 15 puestas en escena, 15 emisiones del Encuentro de Teatro del Cuerpo, conocido como Transversales desde el año 2000 y seis generaciones de egresados del Diplomado de Teatro del Cuerpo, hoy llamado Diplomado de Prácticas Escénicas Contemporáneas, que va encaminado a un diálogo constante y con herramientas para el actor a nivel de un creador. Muchas de las generaciones que estuvieron en el diplomado es gente que está haciendo sus propias creaciones de manera autogestiva y fuera de las formas convencionales del teatro realista, pues en el diplomado hubo un cruce de disciplinas entre lo corporal, vocal y la imagen.
Por ello, para la compañía también ha sido importante contar con un espacio físico a manera de taller, estudio y semillero de ideas, este espacio está ubicado en la calle de Malitzin en Coyoacán. 

“Resulta, en principio, difícil llegar a una definición exacta de aquello que el teatro exige hoy de nosotros y más aún, de aquello que nos interesa como trabajadores del teatro, proponerle al teatro. Nuestro piso más sólido está en conservar la sensación de asombro de aquel primer día en que descubrimos el teatro y de lo que más tarde vimos, leímos y aprendimos de actores, directores, maestros y puestas en escena memorables. 
Consideramos al teatro como un reducto y un espacio de resguardo de cierta condición esencial de la existencia humana. Como una línea de sombra en el sentido de una frontera radical como territorio de tránsito teatral. También como un lugar donde la realidad se transforma en formas más sustanciales, precisas y vitales que la realidad donde se gesta. No buscamos lo espectacular o lo innovador, buscamos la vida en la escena en cualquiera de sus modos de aproximación teatral”. 
Jorge Arturo Vargas
Director Artístico.


El teatro es de todos. ¡Asista!

Recomendable para quienes gustan de lo propositivo y vanguardista. 

Baños Roma. Textos de: Gabriel Contreras, Eduardo Bernal, Jorge Vargas, Extracto de Prometeo de Rodrigo García, TLS.
Dirección: Jorge Vargas. 
Actuación: Zuadd Atala, Alejandra Antígona, Jorge León, Alicia Laguna 
Teatro El Milagro: Milán No. 24 Col. Juárez, entre Lucerna y General Prim (Metro Cuauhtémoc o Metrobús Reforma).
Jueves y viernes: 20:30 hrs.  Sábados: 19:00 hrs.  Domingos: 18:00 hrs. 
Hasta el 28 de abril 
Boletos  $170 (descuentos del 50% para estudiantes, maestros e Inapam), $60 viernes del espectador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario