Translate

miércoles, 16 de mayo de 2012

37 OBRAS 37 LENGUAJES

La CNT de México presente en el mítico teatro El Globo de Shakespeare

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.


En abril se escenificó Enrique IV Primera parte, de William Shakespeare, en el Zócalo Capitalino, en el teatro trashumante La corrala del mitote, dispositivo escénico para plazas públicas, con capacidad para 450 espectadores.

El montaje viajó para representar a México el 14 y 15 de mayo, en la olimpiada cultural Shakespeare World Festival en el Reino Unido, en el que participan 37 compañías del mundo que representarán obras en su propio idioma. Se trata de un proyecto internacional que forma parte del Festival Londres 2012, que reúne artistas de todo el mundo para representar todas las obras de Shakespeare en un periodo de seis semanas.



Enrique IV Primera parte, es un esfuerzo interinstitucional entre el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes por medio de la CNT, Compañía Nacional de Teatro del INBA; el Gobierno del Distrito Federal a través de la Secretaría de Cultura y The Anglo Mexican Foundation, quien es el contacto directo con The Globe Theatre y con el Shakespeare World Festival, a través de la titular del Departamento de Actividades Culturales, Susan Chapman, una de las principales artífices del proyecto. The Anglo Mexican Foundation A.C. es una asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo es promover el vínculo cultural y educativo entre México y el Reino Unido.

El World Shakespeare Festival es una celebración de Shakespeare como dramaturgo del mundo, producido por la Royal Shakespeare Company en una colaboración sin precedente con las más importantes organizaciones culturales en el Reino Unido y con el proyecto Globe to Globe, un programa internacional de gran escala presentado por el teatro Globo de Shakespeare que se lleva a cabo de abril a noviembre del 2012 como parte del Festival Londres 2012, Olimpiada Cultural.

Las puertas del Teatro el Globo abrirán a todo el mundo, se presentarán todas las obras de Shakespeare durante un periodo de seis semanas en 37 idiomas distintos. Muchos directores de renombre internacional, más de 600 actores de todas las nacionalidades y espectadores de todas partes del mundo se reunirán para celebrar las historias, las personalidades, las relaciones que reconocemos por parte del ser humano. Shakespeare es una lengua del mundo. Globe to Globe será un carnaval de historias.



La invitación recibida por la Compañía Nacional de Teatro para presentar la obra de Shakespeare Enrique IV Primera Parte en el escenario de este famoso teatro, réplica del Globo original, en las orillas del Rio Támesis. La invitación surgió de una llamada hace poco más de un año, del entonces Ministro Cultural de la Embajada de México en Londres, el Maestro Ignacio Durán Loera, quien buscaba consejo de Susan Chapman, directora del Departamento de Actividades Culturales de The Anglo Mexican Foundation A.C., acerca de una compañía de teatro mexicano con la capacidad de presentar una producción de calidad internacional dentro del marco de este destacado festival. El maestro Durán había sostenido conversaciones al respecto con el productor del festival, Tom Bird. Después de haber contactado a Tom y de haber recomendado altamente a la Compañía Nacional de Teatro, enviaron a Chapman un selección de obras Shakesperianas todavía disponibles, las cuales no habían sido asignados a otras compañías, se llevó a cabo una preselección y quedaron 6, así se llego a la decisión de llevar Enrique IV Primera Parte como la aportación de México a Globe to Globe.

                                         

El Director del Globo, Dominic Dromgoole, realizó una visita a México para conocer el trabajo de la Compañía Nacional de Teatro. Afirma la funcionaria de The Anglo Mexican Foundation A.C. estar muy emocionada por la colaboración con un festival internacional de tanto prestigio además de gozar de la oportunidad para presentar una producción mexicana por primera vez en este famoso escenario histórico.

Alfredo Michel, autor de la traducción del texto shakespereano, afirma sentir agradecimiento y responsabilidad, porque de un germen como el descrito por Susan a una realidad como la que ahora se presenta en Londres, motivó una invitación y luego motiva a otra, lo que fue transfiriéndose es este gran espíritu del teatro que es el arte de la colaboración.



37 obras 37 lenguajes, aunque en realidad no son 37 lenguajes porque el español repite tres veces y eso es muy importante señalarlo ya que es el lenguaje que más obras tiene. Hay una compañía española, una compañía argentina y la Compañía Nacional de Teatro de México, los argentinos se presentan inmediatamente después de nuestro país con la 2ª parte de Enrique IV, interesante experimento el ver a la Compañía Nacional de Teatro de México, con Enrique IV 1ª parte y posteriormente un grupo argentino con la segunda parte de la misma historia con los mismos personajes. Fue muy importante que la gente del Globe planteara presencia de la diversidad de la lengua española, que es algo fundamental en este caso, tener la oportunidad de ver la manera como Shakespeare se produce y sirve al actor y suena en un escenario, a partir de una compañía mexicana, con sus propias características, sus propios modos, su propia personalidad, no para negar lo que es innegable, los propios lazos entre todos los hispanoparlantes, sino para afianzarlos mediante la diversidad para entender como, del mismo instrumento podemos comprendernos a nosotros mismos mediante estos ejercicios.

La primera parte de Enrique IV transita entre una guerra civil donde nobleza y bajeza cohabitan y se confunden, y un complejo examen del vínculo entre padre e hijo. El príncipe heredero enfrenta dos modelos: el de su padre verdadero, el rey Enrique IV, un hombre quizá más en busca de su propia e imposible paz que del amor de un hijo; y el de Falstaff, especie de padre por adopción, un vicioso corrosivo pero fascinante. La intervención del príncipe en el conflicto público lo llevará, tal vez, a resolver el dilema privado.


La traducción corresponde a Alfredo Michel, la dramaturgia es de José Ramón Enríquez; el diseño escenográfico de Auda Caraza y Atenea Chávez; el vestuario de Mario Marín del Río, música y sonorización de Juan Ernesto Díaz, coreografía de Marco Antonio Silva, combate escénico de Miguel Ángel Barrera y Ramón Márquez y caracterización de Mario Zarazúa.

Los actores del elenco estable de la CNT son: Enrique Arreola, David Calderón, Marco Antonio García, Claudio Lafarga, Constantino Morán, Óscar Narváez, Gabriela Núñez y Roberto Soto, con interpretación musical en vivo, a cargo de Paul Conrad, Pablo Ramírez, Edwin Tovar y Alan Fajardo.

Este drama histórico en verso y prosa de William Shakespeare consta de dos partes de cinco actos cada una; fueron representadas en 1597-98 y publicadas respectivamente en 1598 y 1600. El drama se basa en la Crónica de Holinshed y, para las partes cómicas, Oldcastle y Falstaff, en un drama preexistente, Las famosas victorias de Enrique V.



Todo lo que se sabe con certeza acerca de Shakespeare, es que nació en Stratford-upon-Avon; que casó allí y tuvo hijos; que fue a Londres, donde empezó la carrera de actor y luego escribió poemas y comedias; que volvió a Stratford y que allí hizo testamento, murió y recibió sepultura.

Si por el fruto se conoce el árbol, según una expresión que el mismo Shakespeare pone en boca de Falstaff, no hay duda de que el alma, que concibió los tipos del drama shakespeariano, tenía el temple puro y sin tacha de los grandes caracteres.

Difícilmente la historia literaria ofrece un abanico de caracteres más curiosos que el de Enrique IV, especialmente la primera parte. El príncipe Enrique personifica la patria, sus glorias, sus nobles virtudes, rescate supremo de sus vicios ligeros. Todo va a él, en una corriente insensible que acumula luz sobre su figura; el poeta agiganta aquellos contra quienes Enrique debe medirse, le da sencillez, le da buen humor como rasgo fundamental y característico del héroe verdadero, juventud, y el alma levantada y generosa del que marcha en la historia encarnando el ideal de un gran pueblo.

Enrique IV Primera parte, está poblado por personajes sin conciencia del concepto de patria, sin más ley que su propia voluntad, sin lealtad más que para su interés inmediato, irresolutos por la incertidumbre de saber dónde se encuentra aquél, traicionando por la inacción hasta su sangre misma y cayendo en el abismo por exceso de precauciones.

Eso es lo que vive en Shakespeare: la inmutabilidad de sus caracteres, irresolutos, inquietos, egoístas, azuzando las pasiones, prometiendo concursos y fallando el objeto por la sinuosidad de la línea seguida.



¿Qué le dice Enrique IV Primera parte a un espectador mexicano?, se cuestiona su director, el talentoso Hugo Arrevillaga, ¿qué pertinencia o que urgencia tiene este discurso en este contexto, en un país que ha sido terriblemente golpeado en el último sexenio? La obra inicia diciendo con el aliento de palabras casi sofocadas “Démosle un respiro a la paz”. Se seleccionaron 7 actores y una actriz y lo primero que le comentó a estos actores fue: “permítanme en esta primera instancia escuchar la resonancia que este discurso tiene en cada uno de ustedes y hubo una pregunta fundamental para el inicio de la creación: ¿En qué parte del amor surge la poesía, en que fragilidad del ser humano?”

Enrique IV Primera parte es una obra que forma parte de una tetralogía que busca indagar en la construcción de identidad de un país: Ricardo II; Enrique IV Primera parte; Enrique IV Segunda parte y Enrique V. Lo que vemos en esta historia es la construcción de un príncipe que se convierte posteriormente en Rey de Inglaterra, uno de los reyes más importantes. Esto da pauta para, a partir del desarrollo de un personaje entender y analizar la construcción de la identidad de un país, que si bien en la historia es Inglaterra era importante para el director traerla hacia la construcción de la identidad que nos corresponde en este momento.

El valioso impulso que Susan Chapman le dio a este proyecto es lo que, en gran medida, hace posible que Enrique IV Primera parte, represente a nuestro país en el proyecto Globe to Globe, un programa internacional de gran escala presentado por el teatro Globo de Shakespeare en la serie de actividades que arrancaron el 23 de abril, fecha onomástica de Shakespeare hasta noviembre de 2012 y que forma parte del festival de Londres 2012, una ampliación de la Olimpiada Cultural convocando artistas de todo el mundo.

Hace cuatrocientos años la gente llegó al teatro para conocer al mundo.  En 2012 el público visita museos para conocer las culturas del pasado y del presente, en un mundo de cambios constantes. Como parte del World Shakespeare Festival también el Museo Británico presentará una muestra única sobre la manera en que Shakespeare representó el mundo para el público del siglo diecisiete en un momento fundamental en la historia del país.

Durante 400 años Shakespeare casi no ha dejado butaca vacía y esto es fundamental, la vigencia de este dramaturgo, con la vigencia de pensamiento de quien lo adopta como suyo, crea públicos, crea teatros y crea teatro en el Zócalo de la ciudad de México.



El teatro es de todos. ¡Asista!



Enrique IV Primera parte, de William Shakespeare.

Dirección Hugo Arrevillaga.

Actuación: Enrique Arreola, David Calderón, Marco Antonio García, Claudio Lafarga, Constantino Morán, Óscar Narváez, Gabriela Núñez y Roberto Soto.






No hay comentarios:

Publicar un comentario