Translate

lunes, 20 de agosto de 2012

La lengua de Ernesto. Obras 1987–2011

Una experiencia sensual.
Texto y fotos: Salvador Perches Galván
La lengua de Ernesto es una exposición de Ernesto Neto,  que se puede “sentir” hasta el 9 de septiembre en el museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso, es la primera muestra retrospectiva que se hace del artista brasileño. Museográfica y curatorialmente es importante porque nunca habían coexistido tal cantidad de piezas del artista en un mismo espacio. Normalmente Ernesto Neto trabaja para espacios específicos que interviene creando las instalaciones y, en este caso Adriano Pedroza hizo un guión curatorial en el cual recopiló, luego de una gran investigación, las primeras piezas de Neto y muestra hasta lo más reciente. Museográficamente, las  piezas están hechas para interactuar, de 118 obras desplegadas en la exposición, 14 de son instalaciones espaciales, algunas de las otras son dibujos o fotografías de registro, y de esas 14 piezas, 4 son para interactuar, interacción en el sentido de poder tocar, de poder adentrarse a la pieza y de poder olerlas. El uso de los 5 sentidos  es lo que el artista nos ofrece en esta exposición.


Durante nuestra visita al monumental edificio, tuvimos oportunidad de platicar con los responsables de la original exposición.

Para el maestro Ery Cámara, coordinador de exposiciones y registro de obra del Antiguo Colegio de San Ildefonso, La lengua de Ernesto: es una sofisticación, la lengua es una expresión, la lengua es también un órgano y tal connotación nos lleva a pensar que el vocabulario de Ernesto es muy amplio, y muy generoso. Ernesto puede narrar su obra, en un baile, en una canción, es decir, Ernesto mismo es la obra y la obra es Ernesto y en ese sentido creo que es un artista que merece mucho reconocimiento por la amplitud de experimentaciones que ha hecho en torno a la escultura y también por la introducción de elementos, aromáticos, olfativos, lúdicos. Elementos que muestran que la escultura no es la masa, el volumen que solemos encontrar en la plaza pública, el monumento aquí es la desacralización del monumento, en el sentido que es habitable, es, diría un monte en nuestro camino, un túnel que podemos atravesar.


En tanto, para la directora del Museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso Paloma Porraz: la vimos en el MARCO de Monterrey pero no iba a viajar a México y a nosotros nos interesó que viniera porque pensamos que podía tener una interacción muy, muy especial con San Ildefonso, con un lugar, a final de cuentas, tan humano y tan cercano a la gente con nuestros edificios coloniales y este edificio que es parte de todo el mundo, parte de los jóvenes que lo visitan desde hace tiempo, de pronto vivirlo desde esta forma, acariciarlo de esta forma iba a ser una experiencia diferente.

Por otro lado, la forma como articuló su discurso en San Ildefonso fue muy distinta a como la podíamos ver en cualquier otro lugar, aquí podemos ver la transferencia que logró conectar el curador entre las obras que son muy conocidas de él, que son obras de gran formato, y sus dibujos, donde hay una conexión desde sus bocetos, desde sus apuntes, como se conecta fácilmente con una obra de este tamaño, que son las que más se conocen de Ernesto Neto, incluso con un dibujo que está hecho solamente con un estambre, que es una de las características del movimiento neoconcreto, que el representa.



Para el Arquitecto Ernesto Bejarano, Coordinador de Diseño Museográfico, la instalación final incluye las obras desplegadas, el espacio, pero lo que concreta a la museografía de esta exposición es el público que lo vive, ¿por qué? porque dice Neto que sus piezas de arte no son objetos que solo deben ser observados sino son objetos que deben ser vividos y transformados por las personas que los recorren.

Ery Camara afirma que: Siendo un escultor brasileño conocido por trabajar el cuerpo, la corporalidad, yo creo que La nave de usa, es una de las piezas emblemáticas de Ernesto, y en esta obra es como si estuviera dentro de una placenta o adentro de un material orgánico, que a la vez habla de una envoltura o de una fragilidad, por eso todos los cuidados que tenemos para su mantenimiento. Pero es introducirnos al interior de ese órgano que es el cuerpo, que de alguna manera nos dicen, es una estructura en la que vivimos, pero nosotros tenemos que darnos una pista para reconocer ese cuerpo que el artista nos invita a recorrer, a reconocer el cuerpo, penetrarlo para poder, desde su interior concebir otras formas, no solo las biológicas sino otras formas de ver la arquitectura de esta obra.



Jonathan Chávez, Coordinador de voluntariado y servicios al público explica: La obra titulada Pif, puf, paf, tiene un nombre mucho mas largo, sin embargo la intensión de la pieza no es necesariamente registrar únicamente un sonido, sino también una acción. Esto lo conocemos en español como onomatopeya, cuando hay un sonido que no tiene gráfica, que no se transcribe tal cual, entonces aquí lo que hizo Ernesto Neto fue hacer una acción que consistió en llenar distintas estructuras de malla con especias, las cuales al momento de dejarlas caer generaron ese sonido: pif puf paf, puf pof puf, pif puf paf, ese sería el nombre completo, y no solamente se queda registrado en el grafismo, en la palabra impresa, con sonido sino también la lectura de la instalación te lleva a situaciones y a sensaciones mas profundas. Al recordar el aroma de cada uno de esos costales y su caída se van mezclando aromas que llevan a evocaciones distintas como la infancia, la adolescencia, un momento fortuito de tu vida, dependiendo del espectador, el ejercicio que haga asociando lo que ve y lo que huele, lo que siente que está imperando en el aire.



También esto puede ser una reflexión hacia esos actos que los seres humanos vamos realizando a lo largo de nuestra vida, esos actos que ya no tienen vuelta de hoja, esas decisiones que tenemos que tomar a lo largo de la vida y que, al mismo tiempo, dejan una huella, esas palabras que a veces decimos sin querer hacerlo y que van marcando, no solamente nuestra personalidad sino a alguien mas, a alguien le han resonado de alguna manera. ¿Cuántas veces, quizás, hemos dicho “te amo”, “te odio”, “no quiero estar contigo” o “no quiero que te vayas” y después te quieres arrepentir, sin embargo ya no hay vuelta de hoja, quizás podrás pedir perdón, podrás ofrecer disculpas pero ya dejaste una huella imborrable en una persona, eso lo podemos encontrar precisamente en esa mancha que se ve alrededor de cada uno de esos costales.



Ernesto Bejarano comenta: el recorrido está perfectamente estructurado, es una gran instalación, eso es una cosa importante, no es un conjunto de instalaciones, sino es un conjunto de piezas, la exposición es una gran instalación porque no pierde el carácter de la obra de Neto, de apropiarse de los espacios con la obra, entonces al instalar toda su historia a través de las salas hace una gran instalación, no hace varias instalaciones y varias piezas sueltas, es un gran espacio donde la gente se puede meter al arte de Ernesto Neto.

Por ejemplo Camelocama, que se modifico, tiene extensiones que no tenía para otros espacios, se pueden acostar en ella y sentirse abrazado por el objeto, ver hacia arriba y tener una perspectiva diferente de la arquitectura de San Ildefonso, que eso es bien importante, en las exhibiciones que tenemos como parte de nuestro programa, es, no es el arte dentro del contenedor, sino es el arte que se relaciona con el contenedor, que es la arquitectura del museo, que es nuestro gran acervo y que genera nuevos puntos de vista para el arte, eso es una cosa fundamental en San Ildefonso.



Para Paloma Porraz: Una exposición así, yo creo que no solamente al museo, yo creo que a todos los mexicanos aporta una forma de ver arte que no se había experimentado anteriormente porque esta forma de relacionarse por un medio sensorial, por un medio sensual prácticamente y que demanda mucho de las posibilidades sensoriales y sensuales de tu propio cuerpo. Es algo a lo cual no estamos acostumbrados en nuestro país, porque estamos acostumbrados a ver arte como un objeto, desde lejos, pero así, interactuar de esta forma, a ponerte la obra de arte, a vestirte con ella, a hacerla parte de tu indumentaria y de tu cuerpo es algo innovador en el mundo entero.

Pensar que esta idea del arte proviene mas o menos de la misma época, de los años 50 y el es heredero del movimiento neoconcreto, cuyo manifiesto se firma en 59 y mientras tanto nosotros estábamos produciendo pintura, por un lado de la escuela mexicana de pintura y por otro lado, ya prácticamente la ruptura con los cuadro abstractos, en Brasil esta forma de representar la abstracción era lo que buscaban los artistas del movimiento neoconcreto y él lo representa con materiales más característicos de nuestra época, pero a final de cuentas es una representación de lo abstracto, pero lo abstracto viviéndolo desde dentro y haciéndolo tuyo, siendo parte de esa abstracción, poniéndotela encima,

Afirma Jonathan Chávez que: Quizás una de las propuestas fundamentales de Ernesto Neto es la interrelación de cosas, de elementos, de formas, de estructuras, que van dando origen a esa correlación en la vida, en el universo, en la naturaleza y obviamente, dentro de esa correlación están las formas y los olores, los olores que están asociados a la relación instintiva que los seres humanos nunca hemos dejado de tener. Pareciera que el pensamiento y todo lo que hemos logrado en la humanidad nos aleja un poco de ese sentido, sin embargo nuestro cuerpo sigue funcionando como cualquier organismo, secreta sustancias, secreta formas y secreta esa relación feromónica, es decir, feromonas, que hacen compatible la convivencia entre los seres humanos, los apegos, el enamoramiento, el tener una relación de amistad con determinado grupo de personas y eso radica en base a química.




En la pieza Humanoides te habla de esa relación, como hay determinados aromas que asocias y que al mismo tiempo acercan a los grupos: hombres-mujeres, masculino-femenino y que son necesarias para que la vida se siga dando como la concebimos hasta el día de hoy.

Ernesto Bejarano: En el caso de Mitodengo no solamente es una instalación, no es solamente escultura, es una pieza compuesta con 12 discos cada uno de 450 kilos. Mitodengo refleja el carácter de la estática y del equilibrio de la obra de Neto, algo importante en la obra de Ernesto Neto es el equilibrio, todas sus piezas están y guardan el equilibrio, y esta pieza se tuvo que armar con una grúa que tuvimos que meter al patio del museo e ir ensamblando pieza por pieza. Esta escultura, que pesa casi cinco toneladas solo toca el piso en tres puntos, está en perfecto equilibrio

Jonathan Chávez: Como siempre San Ildefonso se ha caracterizado por tener propuestas de arte contemporáneo innovadoras que generan muchas reflexiones en los espectadores pero también cada una de esas exposiciones tiene requerimientos, metodologías, estructuras muy especiales y en el caso de esta, la mediación es fundamental. Para que puedas establecer ese contacto, que sin duda alguna debe de ser primeramente emotivo, estar abierto a que vas a percibir, no solo vas a escuchar y a que te expliquen una exposición, sino que, si tu no abres tus sentidos, tus emociones, difícilmente vas a poder entrar en contacto con La lengua de Ernesto.

Para ello son necesarios los mediadores, ya que ellos te van a ir introduciendo, te van a ir indicando de que manera puedes ir explorando a Ernesto, su propuesta, de qué manera te puedes acercar para dar rienda suelta a tu interacción con la obra.

Nosotros debemos de preservar las obras para que toda la gente que tenga la intención de experimentar, de ejercer esa sensación se encuentre con una exposición plena en ese sentido, con gente que tenga esa capacidad de poder transmitir esas emociones y al mismo tiempo de que los pueda conducir por las obras y que sepan cuáles son los cuidados que debe de tener, cómo despertar mas su sensibilidad, porque si tu entras con zapatos quizás no percibas la textura de la tela, y al entrar descalzo no solamente estas preservando la obra sino estás haciendo un contacto directo con las telas, con los olores, con las formas que Ernesto Neto te invita a que las explores a través de sus creaciones.

Finalmente, la Directora General del Antiguo Colegio de San Ildefonso, Paloma Porraz, afirma: Tenemos un taller que se llama Tirando netas, en donde lanzan unos cuerpos rellenos de polvo con un pigmento que al impactarse en e l papel hace el dibujo, como el hizo con las obras que tenemos en la exposición, concretamente la obra Pif, paf, puf, que es este sonido onomatopéyico que incluso te relaciona con la música carioca, estos sonidos característicos de la música brasileña. El taller es eso, es lanzar estos volúmenes a un espacio en donde el splash, digamos lo que se impacta de ese movimiento es el dibujo mismo.

Es excepcional tener una exposición tan grande de este artista, es la exposición mas grande que se ha hecho jamás y la forma como se articuló el discurso, como se sugiere el entendimiento de su obra, es muy importante para todos los que están estudiando los modernismos en América Latina, no solamente el que ya conocen que es el modernismo en México, sino también en Brasil y después el modernismo de la escuela del sur.



Concluye esta “visita guiada” Ery Camara: Esta experiencia del arte total del que habló alguna vez Richard Wagner es aquí, algo que el visitante podrá vivir, porque no solo es ver las esculturas sino toparse con ellas y, a veces encontrarse con una sorpresa, en lugar de ser de cemento, de piedra o de madera puede ser de tela o simplemente recargarse en la pared o en la puerta, y creo que en ese sentido estamos viendo piezas con materiales muy frágiles que no son muy comunes, el reto que se da el escultor es trabajar con esos contrastes para lograr nuevos equilibrios, algo nunca antes visto que es la aportación esencial del escultor. Ernesto juega y disfruta mucho esta experiencia de buscar los diferentes soportes, los diferentes cuerpos de la escultura y además, cada vez que su escultura está en un lugar adopta una nueva forma, es una instalación y el viene, a ver el espacio antes de montar la exposición, diseña la distribución, y abre el camino a través del cual podemos apreciar sus obras y creo que es una grata experiencia para cualquier visitante ver en esas expresiones contemporáneas, esa desacralización del espacio del museo y también de la contemplación, ir a una acción muchísimo mas gratificante para quien quiere realmente acercarse a las expresiones contemporáneas.



La lengua de Ernesto. Obras 1987–2011, concluye el domingo 9 de septiembre

El martes el museo abre de 10:00 a 19:30 hrs. y la entrada es gratuita. Miércoles a domingo de 10:00 a 17:30 hrs.

Admisión general: $45.00

Descuentos: 50% a estudiantes y maestros con credencial vigente y tarjetahabientes Poder Joven. Entrada gratuita a niños menores de 12 años, adultos mayores con credencial INAPAM y Programa de Membrecías.

Dirigido a: Público general



Diviértete recreando y diseñando una pieza inspirada en la obra Cuerpo sin órganos del escultor brasileño Ernesto Neto en el taller Tirando netas. Para ello, utilizarás materiales similares a los que el artista emplea como arena, esencias y colores, que te permitirán reflexionar sobre el cuerpo humano, la suavidad, la dureza, el tacto y el olfato, elementos claves que definen su obra.

Fecha: Martes, sábados y domingos

Horario: 11:00 a 16:00 hrs.

Admisión: Público general $30.00

Descuentos: Programa de Membrecías según la categoría

Dirigido a: Público general

Informes en Servicios Pedagógicos.

Teléfono: 57 89 25 05 / pedagogicos@sanildefonso.org.mx


No hay comentarios:

Publicar un comentario