Translate

lunes, 13 de agosto de 2012

VENENOS COTIDIANOS, de Adriano Numa.


Cuatro soledades que se juntan.

Texto y fotos: Salvador Perches Galván.



Estrenada en el 2007 con Alejandra Ley, Mariana Urrutia, Cinthya Vázquez y Adrian Rubio bajo la dirección de Dora Cordero, Venenos cotidianos, original de Adriano Numa, tuvo una exitosa temporada en dos foros: el Teatro la Capilla y el Café 22. Luego de aquella estancia en cartelera, la obra vuelve a las marquesinas con una nueva propuesta escénica y un reparto diferente, en el cual solo repite la muy talentosa y agradable Alejandra Ley, en el mismo papel que tan bien hiciera desde la primera vez.

Venenos cotidianos es un reflejo perfecto de lo que pasa actualmente con los jóvenes de hoy. Cuatro soledades que se juntan, también está entre vista la amistad entre mujeres y el lado masculino se enamora de un ligue virtual sin saber quién es ella. Esto está sucediendo hoy en día, “gracias” a la internet y en particular a las redes sociales, nos enamorarnos muchas veces de quien, en realidad no tenemos la mínima certeza de saber quién es, esa ilusión por enamorarnos, por tener amigos en todo el mundo, con quien tratamos a través de un teclado, es una necesidad de que alguien nos acepte. En una ciudad habitada por tantos millones de seres humanos, lo difícil que es encontrar alguien que de verdad nos acepte tal cual somos y también que tan sinceros somos con nosotros mismos para entregarnos al amor, es una problemática muy interesada que se toca en la obra, que solo es un reflejo de lo que está sucediendo hoy en día.



Adriano, ¿por qué venenos cotidianos?

Adriano Numa. Lo que pasa es que todos los días desayunamos cosas que la sociedad nos obliga a creer, que tienes que ser delgado, que tienes que ser exitoso, que tienes que ser joven por siempre, entonces esos bombardeos de la sociedad, cotidianos, es lo que te envenena, lo que te hace sentirte mal en la vida, no tengo cabello, no soy ponchado. Las mujeres: no tengo un busto adecuado, son venenos cotidianos todos los mensajes que mandan los medios de comunicación. Por eso Venenos cotidianos es la critica a estas enseñanzas malignas de la sociedad, que nos obligan a ser delgados, bellos y exitosos.

Y lo único que produce son seres frustrados porque no pueden llegar  a eso.

Exacto, es una manera de decirle a la gente normal, a la gente regular, que se vale ser normal y regular, que no todo el mundo tiene que vivir en la bulimia, en el gimnasio y en la depilación, que somos personas reales y lo que importa es lo que está adentro, creo que esta obra está dirigida a eso, a decirle a la gente: importa lo que traes adentro, no como te veas por fuera.





Como buena comedia que se jacte de ello, critica los vicios de la sociedad, entonces aquí estas cuatro soledades giran en torno al sexo, que nos guste o no, la vida, o una buena parte de ella gira en torno al sexo.

Adriano Numa. Claro, de hecho, el personaje del chavo se trató de suicidar cuando era niño porque no alcanzaba los estándares que le estaba reclamando la sociedad. Hay mucha amargura en todos los personajes, mucha frustraciones, y es por culpa de la sociedad y de tus papas y de los medios, tienes que ser rubia, delgadita, hermosa y no todos podemos…

Esto narrado a través de un texto rico en lenguaje, con léxico de primera y muchas metáforas poéticas


Es una comedia amable, divertida, ligera, pero detrás de esta fachada tan bonita se esconden cosas muy terribles, entre líneas es una obra que invita a la reflexión. ¿Cómo lograste este equilibrio?

Adriano Numa. Se podía mostrarlo de forma descarnada, que se mostrara el universo de la gente frustrada, que no todos podemos ser el número uno. Habémos millones de gente en este planeta, tus papás y la sociedad te dicen: tienes que ser el mejor, tienes que ser el número uno, ¿el número uno entre cuantos millones?, o sea es ilógico. Entonces había esa posibilidad de mostrarlo descarnado, fuerte, pero la verdad preferí que fuera algo que provocara risa, más llevadero, más ligerito, para que la reflexión y el veinte te llegaran en un ambiente amigable, no es dogmático ni regañón el texto, pudo serlo pero preferimos que fuera por el lado amable.

Alejandra Ley… perdón yo creo que lo que nos ayuda a poder decir todas estas cosas es el género de la obra, es comedia, entonces es muy interesante ver como la gente se puede confrontar con lo que viven día a día y con ellos mismos gracias a que es comedia, no se sienten tan agredidos  cuando les dices este tipo de cosas, cuando se ven tan reflejados. Si fuera otro género quizás no estaríamos haciendo esta obra con éxito, porque si se dicen cosas muy fuertes y pasan situaciones fuertes y el hecho de que sea comedia los lleva como un poco más suave durante todo el camino y no van sintiendo las pedradas tan fuertes.




Los cuatro personajes manejan una dualidad, tenemos a una voyeur, una sadomasoquista, un exhibicionista y una virgen. Cuatro soledades diferentes, en una obra de caracterología, las “perversiones”, son una metáfora del tipo de carácter de los seres humanos, son personajes tipo, por ejemplo la voyeur es un tipo de mujer actual, intelectual pero tímida, no importa si fuera voyeur o no, hay muchas mujeres así. La sadomasoquista es la mujer típica moderna, que es contundente, segura de si misma, pero guapa, pero sexy, pero intelectual, y hay muchas mujeres así, dejando a un lado su dizque perversión. El exhibicionista, es el hombre guapo que en el fondo es muy inseguro y muy tímido, como hay tantos hombres, guapos. La gorda virgen, es la típica mujer que la sociedad no acepta como una mujer que pueda tener una vida feliz, ¿Por qué?, porque no entra dentro de las estructuras establecidas por un sistema social como el nuestro. Entonces la obra está rompiendo con todo esto y postula: las mujeres no bellas según la sociedad, también tienen derecho a la felicidad.




Isabel.- además de ser modelo e historiadora es masoquista. Dice en algún momento, aprendí que la tragedia tiene mas rating que la dicha, y ella siempre debe portar la coronita: soy yo y véanme a mí, aunque en realidad no lo hace por exhibicionismo, sino con la finalidad de conseguir cariño. Busca el cariño a través del dolor y el amor lo relaciona con el dolor, al lastimar a sus amigas con comentarios, con acciones es decirles: te quiero, te molesto, si no te quiero no te molesto, Isabel está rota en su sexualidad y lo afronta por como piensa, o cree que es la mejor forma para ella misma.

Rodrigo. Por un lado es o intenta ser escritor, que es su verdadera esencia, le gustaría ser reconocido por eso, más que por el exhibicionismo, pero finalmente su manera de relacionarse con los demás para sobrevivir ha sido, prostituyéndose, exhibiéndose porque sabe que tiene un físico agraciado y lo utiliza a su favor.





Carolina prefiere vivir en su mundo de resortes y alfileres, ella se dedica a diseñar ropa interior masculina, es virgen y hace calzones, es de las dualidades que maneja cada uno de los personajes. El problema de Carolina no es que su cuerpo sea virgen, sino que su corazón no ha sido tocado por nadie porque ella no lo ha permitido, ese es su real problema.

Fernanda, nanotecnóloga y voyerista, que en su infancia decidió que quería ser prostituta en el futuro, lo dice muy claro y ese inocente deseo infantil le acarreo innumerables problemas en su casa. No se toma como una travesura o ignorancia infantil, lo toman desde el punto de vista del adulto, no se ponen en su lugar, entonces los adultos toman una serie de decisiones que hacen que la niño se reprima, eso hace que ella asuma ser el problema y se vuelve voyeur porque su problema de relacionarse con los demás. Trata de relacionarse, pero cuando se confronta con lo que realmente quiere no puede, le sobrepasa la situación y hace una serie de torpezas, y es esa la búsqueda de Fernanda hasta que finalmente ella dice, bueno, así soy, todo lo que rechacé en mi vida es lo que me gusta. esto es lo que soy y termina siendo feliz.




Lo que hace perverso a cada uno de los personajes es el dolor que les trae cada perversión, difícilmente alguien puede afirmar que tiene su sexualidad ni liberada, ni completa, ni que somos perfectos, al contrario. Esta obra pretende que todo el mundo vea que no pasa nada si hay un gusto por cosas diferentes, mientras se sepa porque gustan.


¿Cómo te sientes re-unidad, nuevamente con este grupo de pervertidos?

Alejandra Ley. Qué cosa ¿verdad?, yo soy la peor de los cuatro. Difícil, porque ahí no interviene el gusto, sino el disgusto de no poder terminar con esa situación, porque ella no es que sea virgen por elección, en realidad es porque no ha encontrado a la persona indicada y ellos disfrutan y viven su perversión y yo al contrario, quisiera poderme liberar y bueno, después de unos ciertos viajes por ahí se logra liberar el personaje.





Adriano, ¿cómo te sientes con el resultado, después de volver a verla en escena?

Esta experiencia ha sobrevivido a muchos retos y yo tengo una sola palabra para ella y es: agradecido.
El teatro es de todos. ¡Asista!
Comedia muy gozosa y reflexiva.

Venenos cotidianos de Adriano Numa.

Dirección. Javier Ibargüengoitia.

Actuación: Alejandra Ley, Gloria Aura, Melina Robert y Felipe Sánchez.

Teatro Xola, Julio Prieto, Eje 4 sur, Xola 809, esquina Nicolás San Juan, colonia del Valle

Martes 20:30 horas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario