Translate

jueves, 7 de febrero de 2013

Laura Agorreca protagoniza “El premio“.


Opera prima de Paula Markovitch
Texto: Salvador Perches Galván

Paula Markovitch es una cineasta cordobesa que pasó por la Facultad de cine de la UNC y migró a México a principios de la década de 1990. En nuestro país ha desarrollado una sólida carrera como escritora, guionista y directora, que ahora corona con su primer largometraje: El premio.. Markovitch, pertenece a la vieja guardia del cine cordobés, que de alguna manera anunciaba este presente prometedor de la actividad cinematográfica.

El premio es un filme autobiográfico. Una niña llamada Ceci y su madre viven junto al mar en San Clemente del Tuyú. No están de vacaciones, aunque el padre de la niña esté en Buenos Aires. En realidad, viven casi en la clandestinidad, y es lógico, porque no es un tiempo histórico cualquiera. ¿Quién puede imaginar un concurso literario para niños cuyo tema específico sea un elogio de la vida castrense? Markovitch elige mostrar la perversión de la última dictadura militar en clave íntima. Desde la visión de una niña y su experiencia, El premio sugiere sin subrayados ni declamaciones cómo un régimen político afecta la intimidad.

La multipremiada cinta se estrena en nuestro país este fin de semana, ocasión propicia para platicar con Laura Agorreca, quien da vida a la madre de Ceci, y esta es la conversación.




Laura, ¿cuál es tu formación, sabemos que tienes una gran curricula en tu natal Argentina?

Así es, he trabajado mucho en Argentina, tanto en cine, teatro y televisión. Esta película la hicimos en el 2010 en Argentina, yo venía de hacer algunas otras, teatro también: Estaba realizando una obra de teatro que hizo más de dos años de temporada, cuando invité a Paula Markovitch, a que la fuera a ver, casualmente está ambientada en la misma época que la película, así que no hizo falta corte de pelo ni explicaciones exhaustivas sobre el tema.

¿Con eso pasaste automáticamente a formar parte de la película? 

Pasé a formar parte de la película así, rápidamente, antes de dos meses que la película se empezara a rodar ahí ya estaba yo. Y vivo definitivamente aquí desde que la película se presentó en México, en el 2011.

Entras a la película estando en Argentina, vienes a sus presentaciones en festivales, y entonces ¿decides mudarte?

Sintéticamente si fue así, la película me llega estando yo en Argentina, me contacta uno de los productores porque había visto trabajos míos anteriores y luego de hacer el rodaje, de conocer a algunas personas vine aquí, pensando volver porque tenía compromisos laborales, entre festivales que nos fueron invitando, cuestiones personales y lo bien que me siento aquí, dije “Aquí me quedo”.
Si ya habías nacido eras muy pequeña en la época que retrata la película, a través de un punto de vista muy intimista, de la madre joven y su pequeña hija, ¿es difícil volver la mirada a un pasado doloroso y muy reciente?

Es una de las cosas que más me gustó del guión, hay muchas películas que tratan el tema pero no recuerdo haber visto una película que lo trate desde un lugar tan intimista, como tu dices, ¿qué pasa con los vínculos familiares? ¿cómo repercute este estado de sitio y esta crueldad y esta violencia en el seno de una familia desmembrada, como es en este caso?. A mí fue una de las cosas que más me gustó al leer el guión y que más me gustó interpretar.

El acercamiento al tema es constante, yo no había nacido, mis padre fueron protagonistas de esa historia, mi padre militaba, fue el único que se salvo de sus compañeros y si, al platicar sobre ese tema con él, las emociones fluyen y los relatos son todos muy desgarradores. No se le llama así, pero si fue una guerra y entonces, nada bueno puede salir de allí, sobre todo que fue contra jóvenes, contra gente muy joven y contra ideas. 



Si es doloroso y por lo mismo me parece que es importante que todavía sigan habiendo este tipo de discursos y este tipo de películas, a mi me parece que es una obra política, pero es una obra artística lo que ha logrado Paula, además porque lo veo en la repercusión del publico que estas manifestaciones son importante para recomponer de alguna manera, aunque sea poquito a poquito, algo de esto que fuimos viviendo en Argentina, y en Latinoamérica de diferente maneras pero también de manera universal porque, si bien el episodio fue argentino, en la película lo que cuenta es una familia, es la estructura del mundo la familia.

Violenta mucho más todo el hecho de confrontar dos mundos diferentes, el de una mujer joven, la madre, o sea tu, y tu hija, una niña que no entiende y que quiere ir a Buenos Aires a ver a su padre, no entiende por qué no debe hablar, por qué no debe escribir.

Seguro. Ese tema fue una de las claves de la composición de mi personaje, más que nada porque cuando leímos el guión con Paula, lo leímos juntas entero, ella hacía de la niña, muchas veces me decía, no le respondes, no la miras, no le dices nada, esto no importa, yo veía que todo el tiempo había como una muralla entre la madre y la niña. Claro, es la dificultad, más que de explicarle a un niño, ¿como un niño va a entender semejante absurdo?, nosotros lo comprendemos porque estamos habituados, conocemos algunas cosas que ya miramos con resignación porque son mucho más fuertes que nosotros. 

Lo que podemos hacer es mas pequeñito, pero si podemos comprenderlo porque hemos comprendido un montón de cosas antes, pero de todas maneras, como se ve en la película, hay una dificultad muy grande y yo creo que esa es la violencia mayor que tiene esta madre, es decir, le da mucha impotencia no tener una varita mágica y resolver ese punto y a su vez me parecía que era interesante que esta madre no fuera explícitamente violenta ni iracunda con su niña. Pero también me parecía que era importante ver como se filtra todo el exterior en el interior y que de alguna manera, aunque no quisiera manifestar esa violencia y esa furia, pues si lo hacía, en un momento se desborda todo en la película pero la mayoría de las veces lo que se ve es una mujer que se reprime para no estallar.
Y sin duda, ama a su hija. Además es una gran metáfora el lugar en el que se encuentran, es inhóspito, hostil, como era la Argentina….

…fue muy hostil, tu sabes que ese lugar es un balneario que está muy cerca de la Patagonia, San Clemente de Tuyú, que es un balneario, como la mayoría de temporadas, allá nuestros veranos, nuestras temporadas de veraneo duran a lo sumo tres meses y se filmó en pleno invierno, en una de las últimas casas de la costa sobre el mar. Hacía mucho frío y entonces el mar se viene encima, el viento realmente golpea. Usábamos crema protectora porque se te cuartea la piel. Además tantas horas en la playa y si había momentos, los momentos de break, de descanso, me iba un rato sola, y si sentías lo desolador del lugar, estas ahí, con el frío del viento, el ruido del mar, se parece a la nada. 
Fue difícil la locación pero también fue muy hermoso y había algo también del personaje, algo que se filtra, ese mismo estado, esa misma hostilidad y ese viento y ese mar agresivo, de alguna manera está también incorporado ya mismo desde el guión, y una vez estando allí es como claro, es inevitable que no estuviera.

Además refleja lo que era en ese momento el país, esa desolación.
Más bien es el estado interno de esta mujer, el país quizás un poco luego, porque no era desolación el sentimiento que se vivía en ese momento.

Una actriz con tu experiencia ¿cómo se siente trabajando con dos debutantes, casualmente Paulas, Paula Galinelli Hertzog, tu hija frente a cámara, una niña actriz nata, y con Paula Markovitch, una guionista muy experimentada debutando como directora?.

En el caso de la directora, posiblemente sea una característica de los que recién comienzan, posiblemente no, no lo sé, pero Paula es muy generosa, me dio muchísima libertad para trabajar, es una de las directoras con las que más cómodo he trabajado. justamente por eso. Paula aceptaba propuestas, aceptaba cambios, le decía, “tu dime y lo hacemos”. Una escena, comenzamos a hacerla muy ruda, hasta terminar en las carcajadas en la toma 9 porque ella también iba probando, fue muy lindo. Yo no tengo problema en trabajar en operas primas o con directores sin experiencia, lo mismo con los actores, hay también esa naturalidad, como tu decías antes, no están tan contaminados, es cierto, la teoría a un lado y van probando y también uno descubre cosas nuevas, de los errores se aprende un montón, o de los traspiés y también están más permeables para las propuestas. 

Paula desde el primer momento me dijo: “¿Tú qué opinas de esto?, cuando se iba a elegir a la niña preguntaba ¿Qué opinas de esta niña, cómo ves esta otra?. Por supuesto que la selección la hizo ella pero fue un proceso muy conjunto, y tres días antes de empezar a filmar, fue casi un acto de fe el hecho de ir a buscar a esta niña y encontrarla, y estábamos decidiendo, ella daba perfecto en cámara, tiene esa mirada, está fantástica y creo que eso tiene que ver con el trabajo que hemos hecho con Paula, decir: Ok, vamos a llevarla así, porque la niña no sabía el guión, entonces por más que ella tenga ese protagonismo en toda la película, había que hacer que ella pudiera sostenerlo en todas las escenas. 



Entonces Paula me dijo, mira, este va a ser el trabajo, yo te voy a responder a ti. Entonces  mi trabajo era inventarme una respuesta que no había porque yo tenía que esperar un tiempo, Paula me contestaba, luego me contestaba la niña luego yo respondía. Yo tenía como un tiempo de ley para responder, entonces quizás eso fue lo más trabajoso para mí, pero todo el tiempo coincidimos y yo veo el resultado y para mi está increíble, creo que tiene una gran carrera por delante y me parece que a veces funciona de este modo. 

Yo he aprendido en mi carrera que a veces el compañerismo es más importante que una gran experiencia, porque hay veces que juegan los egos uno quiere sobresalir, quiere sobresalir el otro, pero cuando estás dado a un proyecto que sabes que lo que tiene que sobresalir es la obra, por lo menos a mí me gusta trabajar de esa manera, que nos ponemos todos en un lugar y vamos todos hacía allá, me parece que ese fue el trabajo que hicimos con Paula todo el equipo y yo estoy super contenta.

Sinopsis: Tengo siete años. Vivo en una playa de inviernos fríos. Mi madre me ha pedido que no repita en la escuela lo que escucho en mi casa. Me explica que de mi silencio depende la vida de mi familia. ¿Qué debo decir? ¿Qué debo callar? ¿Cómo debo ser para merecer el aprecio de mi madre y de los demás? En una época cruel, en días de incertidumbre, ¿cómo deberíamos ser?

Premios:
Mejor largometraje del Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín, Argentina 2012 
Mejor película estatuilla Mauricio Litman del XV Festival Internacional de Cine de Punta del Este, Uruguay 2012 
Mención en la sección de Óperas primas de la XXX Edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba 2011 
Premio SIGNIS del XXVI Festival Internacional de Cine de Mar de Plata, Argentina 2011 
Mejor largometraje mexicano del IX Festival Internacional de Cine de Morelia, México 2011 
Premio a Mejor película del Festival de Derechos Humanos de Nuremberg, Alemania 2011 
Premio de la crítica del XX Festival Internacional de Cine Latinoamericano de Biarritz, Francia 2011 
Premio a la Mejor actriz (Paula Galinelli) del XX Festival Internacional de Cine Latinoamericano de Biarritz, Francia 2011 
Premio del público New Horizons del Festival Internacional de Wroclaw, Polonia 2011 
Premio a Mejor película Mirada única otorgado por la Academia Armenia de Cine del Festival Internacional de Armenia 2011 
Premio especial del jurado Golden Apricot del Festival Internacional de Armenia 2011 
Premio de la crítica internacional del Festival Latinoamericano de San Pablo, Brasil 2011 
Premio otorgado por los estudiantes de cine del Festival Internacional de Cine: París-Cinema, Francia 2011 
Premio del jurado a la Mejor película de ficción del XV Festival de Cine de Lima, Perú 2011 
Mejor película otorgado por la Fundación Nathan Cummings del Festival de Cine de Jerusalén, 2011 
Mejor película en la sección mexicana, Mejor actriz (Paula Galinelli Hertzog), Premio Guerrero otorgado por la prensa, Premio Mezcal, Premio Cinecolor y Recomendación a los Golden Globes del XXVI Festival Internacional de Cine en Guadalajara, México 2011 
Oso de Plata a la Mejor contribución artística del Festival Internacional de Cine de Berlín, Alemania 2011


Apoyemos al cine mexicano. Asista

El premio 
Dirección: Paula Markovitch. 
Reparto: Laura Agorreca, Paula Galinelli Hertzog, Sharon Herrera, Viviana Suraniti, Uriel Iasillo. 
Producción: Izrael Moreno, Pablo Boneu Paula Markovitch. 
Guión: Paula Markovitch. 
Fotografía: Wojciech Staron. 
Edición: Lorena Moriconi. 
Sonido: Isabel Muñoz, Alexis Stavropulos. 
Música: Sergio Gurrola. 
Diseño de Producción: Barbara Enríquez, 
Director de arte: Óscar Tello. 
Compañías productoras: FOPROCINE, Kung Works, Mille et Une Productions, Staron Films, IZ Films, Niko Films. 
Locación: San Clemente del Tuyu (Argentina)

No hay comentarios:

Publicar un comentario