Translate

viernes, 31 de mayo de 2013

REENCARNACIÓN. UNA HISTORIA DE AMOR, de Eduardo Rossoff


Thriller romántico en un mundo fantástico.
Salvador Perches Galván

Dos jóvenes que se conocieron en otra vida se reencuentran. Alejandro reconoce a Yolanda, quien pertenece a una extraña familia que tiene el defecto de vivir una vida extraordinariamente larga y a la que él culpa de la muerte de su padre. Alejandro emprende una aventura para encontrar el secreto detrás de la muerte de su padre y descubrir si es capaz de arriesgar la vida para enfrentar su verdadero destino. Es la sinopsis de Reencarnación. Una historia de amor, película con la que Eduardo Rossoff vuelve a la dirección cinematográfica luego de 10 años de haber filmado su ópera prima Ave María. Platicamos con el cineasta, contador de cuentos, como el mismo se define, también con sus dos protagonistas: Liz Gallardo y Shalim Ortíz y estas son las entrevistas.

Salvador Perches Galván. ¿Qué motiva el que nos cuentes este cuento, que sin duda, es un coctel complicado, bizarro?, ¿cómo surge Reencarnación. Una historia de amor?

Eduardo Rossoff. Encontré la novela Sangre de familia por azar, una coincidencia, estaba en una librería esperando gente y compré cuatro, cinco libritos, uno de ellos era la novela, la leí, me encantó y siguió el proceso de conseguir los derechos. Juan José Rodríguez, el autor mazatleco de la novela que pasa en su natal Mazatlán, me cedió los derechos y fue ahí donde empezó la aventura.



S. P. G. El inicio, tiene una referencia de cine noire, que vira al de mafias chinas con artes marciales, añejas leyendas orientales y héroes románticos shakesperianos que se trasladan de Verona a Mazatlán con familias conflictuadas. ¿Cómo aterrizas todo este mundo fantasioso con una historia de amor, cómo darle unidad a tantos elementos tan diferentes?.

E. R. Es un coctel complicado, pero finalmente lo importante es el amor. Hay tres historias paralelas que no las quiero contar porque espero que la gente vaya a verla, pero es una historia de amor que pasa en un mundo extraordinario y fantástico, como a 15 minutos de la realidad en la cual vivimos. Mazatlán, hay colores y ambiente totalmente bizarro, pero si, tienes razón, cuando empecé tenía la intención de hacer un filme noire y la historia empezó poquito a poquito a tomar su propia vida, los personajes tomaron vida propia y se fueron de esa manera. Es una historia de amor pasional en un contexto muy agresivo, contra ellos, que tratan de impedir y no dejarlos lograr su amor que ya vivieron en una vida anterior.

S. P. G. ¿Cómo defines tu película?

E. R. Yo la definiría como un thriller romántico en un mundo fantástico. Es una película mexicana y en México lo que tenemos maravillosamente es un realismo mágico extraordinario, porque todo funciona y nadie entiende por qué y es un poco el mundo de la película, es un realismo mágico, es un thriller romántico en un mundo fantástico. 



S. P. G. Entre los aciertos de tu película destacan la dirección de arte, pero sobre todo las animaciones del dragón, que sin estridencias, son discretas y oportunas. ¿Cómo decidiste incorporarlas y quien las lleva a cabo?

E. R. Trabajé con una compañía que se llama Oxido, aquí en la ciudad de México, la persona que estaba a cargo de esto, Marco Rodríguez, que eventualmente se volvió coproductor de la película, por la cantidad de trabajo y tiempo que le dedicó, yo creo que era lo mínimo que podíamos hacer por él, logró un trabajo y trasformó ese mundo cuasi fantástico, a un mundo totalmente fantástico por, como tú dices, las animaciones. Hay muchísimos efectos especiales y fue Marco Rodríguez en Oxido.

S. P. G. Sin duda logró un trabajo interesante, discreto, honesto, y para quien es fan de James Cameron, pues nada que ver, por qué, ¿quién puede competir con aquellos presupuestos?

E. R. Tienes razón, creo que se ven extraordinariamente bien. Tomo mucho tiempo hacerlos y, en efecto, no tuvimos el presupuesto de James Cameron, lejos de eso. Se ven bien porque son parte de la historia es parte del realismo mágico y de la conciencia de los personajes y del relato que estás viendo porque finalmente lo que haces en una película es contar un cuento, relatar algo y esperar que despierte emociones en la gente que lo ve.



S. P. G. Otro gran acierto es tu elenco.

E. R. Tuve mucha, muchísima suerte, creo que ahí las estrellas y me refiero estrellas cuasi alegórico porque de veras son estrellas que se alinearon en el mismo lugar y que se unieron. Reencarnación…es la película de un colectivo, de verdad es una película de Liz, de Shalim, de Ari Brickman, de Marta Aura, como es película mía, todos se embarcaron en contar el mismo relato y en la misma aventura. Liz Gallardo se ve extraordinaria, creo que es lo mejor que ha hecho en su vida y he visto mucho antes de trabajar con ella. Shalim Ortiz también muy bien, Ari Brickman como malo es malo, en el buen término; Marta Aura gran señora de la actuación, maravillosa, persona increíble; Jorge de los Reyes, que es su debut cinematográfico, imagínate es su debut y dices ¡No puede ser!, le crees todo lo que hace. Toño de la Vega, maravilloso, para mí el personaje más complicado fue el de Toño de la Vega, el guarura, un personaje que me costó muchísimo trabajo llegar a él porque su actuación tiene que ser sutil, honesta, y revisar que todo lo que siente, lo que es y como lo hace, fuera verdadero, como todos los demás porque es parte de la historia y del tema de la película.

S. P. G. ¿Cuál es tu sentir ante el estreno de la película?

E. R. Feliz, nervioso, me es muy difícil ver la película, mientras este la proyección estoy en los pasillos, no puedo ya sentarme, me pone muy nervioso porque ves cosas, pero puedes ver la reacción. Espero que funcione, ya no es una película mía, es una película que salió al mundo, hay más de 100 personas detrás de ella, todo el mundo puso su cachito y espero que la unión de todas esas personas haya dado algo que guste al público y sobre todo estoy muy agradecido con los actores, no sé por qué, no sé cómo, pero llegaron a habitar sus personajes, a contar la historia y a dar las emociones que sienten los personajes en el transcurso de ese viaje y aventura.

S. P. G. Liz Gallardo y Shalim Ortiz, protagonistas, ¿Cómo se sienten interpretando a unos Romeo y Julieta contemporáneos con ascendencia china y toques vampíricos?

Liz. A mi no me gusta que digan vampiros, me brinca, yo no siento que sean vampiros…

Shalim… el único referente vampírico es que la familia de ella toma sangre, por eso la novela se llama Sangre de familia, pero, la verdad es que, la familia de ambos son mortales, la diferencia es que su familia vive muchos más años, entonces eso hace que tengan un impacto muy interesante y controversial en la relación amorosa que tienen. Es una relación que trata el tema de la reencarnación, ya que ellos se conocen en varias vidas anteriores y ahorita están en esta, donde es Todo o Nada. El tiempo juega un papel muy importante ya que la pregunta es ¿se le da la oportunidad a un amor tan intenso?, sabiendo que uno de los dos va a vivir tres veces más que el otro, sabiendo de los dolores que se van a anticipar.



S. P. G. Dado lo bizarro de la historia y lo recargado de elementos tan dispares ¿Qué tan complicado es meterse en estos personajes?

Liz. Bueno, una es la historia con toques de fantasía, de realismo mágico, fuera de la realidad, pero la verdad es que cuando te das cuenta que tiene que ver con traiciones, con familia, con reencarnación, con karma, con destino, con temas que son ciertamente místicos, de alguna manera son contemporáneos. En nuestro tiempo hay mucho interés por estos temas, entonces creo que eso aterriza un poco más la película, entre todo el realismo mágico de la historia, cuando te das cuenta que tiene temas de importancia cotidiana contemporánea, te das cuenta que no es tan fantasiosa.

Shalim. Yo creo que la magia de esta película y el reto que tuvo el señor director Eduardo Rossoff fue agarrar una historia que tiene tantas capas pero al mismo tiempo simplificarla, y cuando terminas de verla, no es una película que te deje con muchas preguntas, creo que la historia se cuenta de una forma muy cuadrada, el enfoque principal es el amor verdadero, el amor de almas gemelas. La pregunta que Eduardo expreso, que, creo que es la pregunta principal de esta historia es: cuando conoces a alguien y sientes ese amor a primera vista ¿será porque lo conocías en vidas pasadas? y si ese es el caso ¿para donde va esto?, ¿qué puede representar esto en un futuro en una relación?. Y esta es una historia bien bonita, y con Liz hubo una química increíble, creo que nos llevamos muy bien y creo que en la pantalla se refleja una historia de amor muy entrañable, muy inocente, a pesar de todas las capas que rodean la complejidad entre las familias de su personaje y del mío.

S. P. G.¿La filmación no fue complicada, con esas temperaturas infernales?

Hubo un par de días que llegó a más de 40 grados. Nos toco filmar en las dos semanas más calientes del año en Mazatlán, yo no sé si Eduardo lo planifico para rompernos más como actores o si fue mera casualidad 
Reencarnación. Una historia de amor, se estrenó el fin de semana, consulte cartelera.

Apoyemos al cine mexicano. Asista

Reencarnación, una historia de amor, México. 
Dirección: Eduardo Rossoff.
Guión: Eduardo Rossoff, Juan José Rodríguez.
Reparto: Liz Gallardo (Yolanda), Shalim Ortiz (Alejandro), Raúl Méndez (Lisandro), Marta Aura (Estela), Ari Brickman (Goldoni), Antonio de la Vega (Enrique), Jorge de los Reyes (Capitan González), Khristian Clausen (Maria) entre otros.
Producción: Pablo Berger, Ibon Cormenzana, Jérôme Vidal, Rigoberto Castañeda, Eduardo Rossoff y Carlos Taibo


No hay comentarios:

Publicar un comentario